miércoles, febrero 21, 2007

11 (pero sin 6)

(Consigna 11 del taller: cuento breve)

Mística de pecas

A G.A.G.C.



Este es uno de esos sucesos futurodependientes.
Son o no son un suceso, de acuerdo a lo que
pase más adelante.
Futurodependientes. Nicolás Chanseaud.

(...)y encontraste mis ojos buscando algo místico
en los tuyos, (...)
La sonrisa más linda del mes. Gastón Gayoso Cuesta.


Apretó ojos y dientes, e imaginó la voz de alguno de sus amigos (e incluso la de su vieja) diciéndole: “Pero Ariel, no seas pelotudo...”. Fue a la cocina, puso a calentar agua para unos mates, y encendió la radio. Reprimió una risa lágrima en la gargantaalma: sonaba esa canción de los Decadentes en la que el cantante no puede aclarar su deseo... Poesía pop decadente... Poesía post caída...
Prometió no volver a enamorarse.
Salió a la calle somnolienta de las ocho de la mañana, y se dirigió a tomar el subte que lo conduciría directo a ese trabajo que ya no le sería útil para sostener una familia a formar con Laura, pero sí para sostener su vida en soledad a duras penas. Otra vez éstas putas lágrimas. Y tosió como acto reflejo, como si el catarro pudiera funcionar como pañuelo consuelo. Se sentó (milagrosamente). Al lado de él, su réplica femenina hipaba, lloraba copiosamente, y se sostenía con suavidad (practicando acrobacia aérea) al asiento de falsa pana desteñidamente azul. Sin querer queriendo, una fuerza entrañable lo despabiló de golpe, y tal fue la sacudida, que le pareció verse desde afuera, y desconocerse. Le agarró la mano (pecosa y adorable), y se la llevó hacia su ojo (lluvioso y adorable). Ella sonrió: e inmediatamente sintió una calma que creyó olvidada en algún lado (mentira, con Laura).
Llegó a su estación, deseando que por única vez el trayecto cotidiano hubiese sido más largo (aunque su perfume quedara con él).
-Tu estación.- le dijo ella leyendo sus pensamientos.
No tuvo tiempo de un cómo lo supo.
-Me llamo Mariana, y viajo siempre a esta hora.-siguió.
Las puertas chocaron de golpe ante su nariz, y ella, tras ellas, siguió viaje, ahora soleada.
Afuera olía a otoño. Sonrió.


A cada a cada mujer. Seru Giran.



9 comentarios:

  1. Ja! Hace cuánto que no viajo en subte. Hace cuánto que no encuentro a alguien nuevo. Y hace cuánto que no uso el catarro como excusa.

    Y, debe hacer un poco más de cinco años. Desde entonces soy muy feliz.

    Ya se que fue egoísta mi comentario. Pero mañana vuelve, y uno está conento. Usted me entiende, ¿no?

    Auf widersehen.

    ResponderEliminar
  2. está bueno eso de que cuando menos esperás algo pase, o mas especificamente cuando ni siquiera queres que pase (no voy a volver a enamorarme) pase. ja, posta
    bueno, pasaba a ver que onda.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Las historias de encuentros y cruces en el transporte publico terminan en la mayoria de los casos igual, con puertas cerrandose y oportunidades de hablar desperdiciadas, tal vez por no animarse.

    Me gusta mucho este texto.

    Besos.
    Tq.

    Gas

    ResponderEliminar
  4. Te leo y me pongo feliz.

    Ojo que no se si fue el teclado o el (in)conciente que te traicionó, pero se te escapó el lado femenino: "Salió a la calle somnolienta".

    beso,

    ResponderEliminar
  5. Como dice Gastón, tal vez por no animarse.... aquí otro cuento con el mismo espíritu.

    ResponderEliminar
  6. Leandrus:
    vamos por partes. ¿En Basilea no hay subte? (¿En Suiza hay un Lugano? ¿es 1 y 2?) No sos egoísta, y me parece muy bien tu alegría, luego de la espera.
    Auf widersehen. (que te recontra)


    ChispAnita:
    es verdad, igual a veces pasa como vos decís, sucede lo que uno no quiere, pero te sorprende , a veces hasta te alegra, o te cambia la vida... son cosas que pasan...
    Altro baccio
    Ju

    pd: estoy re internacional...


    Gas:
    Vos sos el protagonista, por muchas cosas..., de hecho hay una cita tuya...
    Besos.
    y tmb Tq.


    Gaby:
    Me alegra que te alegre leerme. Gracias por tu cuento, y lo d ela calle somnolienta, es justamente eso, la calle está somnolienta, no Ariel...
    Gracias infinitas por la lectura atenta, y besos desde esta orilla...

    ResponderEliminar
  7. Respondo por partes.

    En Basel no hay subtes, hay tranvías, pero no es lo mismo.
    En Suiza hay un Lugano (Cantón Italiano), sí. Pero no es 1 y 2 =P

    Bis Bald.

    ResponderEliminar
  8. Lei: Imaginé que en Suiza nada podía asemejarse a "1" y "2", ni siqueira remotamente su extraña mística...
    besos:

    Ju

    pd: bienvenida la señora Suárez.

    ResponderEliminar
  9. historias sobre ruedas. asi queria bautizar una recopilacion de anecdotas que muchos me contaron y otras que vivi. lamentablemente en cordoba no hay subte, pero la incluiria igual aunq no concuerde con el titulo. me gusto tu relato. gracias por pasar. me agradaria ver esos luceros turquesas.
    salud!

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.