sábado, abril 18, 2009

Pelar la teta

De un tiempo a esta parte, estoy viajando tres veces por semana en tren, transporte que permite ver diferentes realidades, que, indefectiblemente, motivan preguntas en mi cabeza loca.
Y algo que moviliza mi ser mujer, mi instinto de madre –maternidad aún ausente– y una pregunta de orden, casi, antropológico y social ronda acerca de el amamantamiento.
Varias veces al viajar en tren (y una en el subte y otro par en el colectivo) vi a mamás jovenes y a niños muy pequeños buscar la teta para chupar, o dormirse o para alimentar a sus hijos, con una naturalidad pasmosa, que desequilibró a mi pacatería pública... Y ahí mismo, o acá mismo, me respondo si es que ese desequilibrio no fue otra cosa que descubrir que, en realidad y seguramente, lo natural sea eso y no las reflexiones morales y culturales que me formaron a mí.
En torno a esto, también, me sorprendió escuchar a una prima, de la que jamás hubiera imaginado, decir que ella estaba amamantando a su hijo de nueve meses y que iba a hacerlo hasta el año. Y me cambió, gratamente, la mirada sobre ella.
Entonces, asumo que es una decisión personal hacerlo o no, que no estamos acostumbrados a ver tetas de mamás jovenes en viajes en tren, y ponemos la boca en o, o nos sumergimos en miradas huidizas o colores rosados, mientras que en la televisión está permitido, con una impunidad pasmosa, rebajar a la mujer al lugar menos natural y perverso de todos, al de objeto sin sentimientos, al de cosa.
Entonces, me pregunto, ¿acaso alguien niega que haya sentimiento en 'pelar la teta'?


Vas a ser madre. Lolita

7 comentarios:

  1. Yo creo que tiene que ver con lo que vos planteas de las representaciones que uno tiene, y las cuestiones y represiones morales desde y con las cuáles fuimos creciendo.

    Totalmente de acuerdo, es una decisión personal, pero supongo, que debe ser un momento hermoso que te conecta con tu hijo de una manera especial ¿no?

    Y creo también que esa imagen a veces es de las más tiernas, ¿viste cuando los bebes miran a sus mamás?

    Me dejas pensando...

    Te mando un besote, buen finde

    ResponderEliminar
  2. No creo que sea casualidad que después de tanto tiempo se me ocurra pasar por acá justo en este post.
    Amamantar es lo más hermoso que nos da la maternidad, es ese momento solemne entre madre e hijx de una conexión inigualable.
    Viole tomó teta hasta los 20 meses, casi, y yo todavía tengo leche (Viole ya va a cumplir los 3...) La decisión final fué mía, pero el momento del destete lo marcó también ciertas actitudes de la gorda.
    El ser humano es el único animal que se ve impedido de dar la teta a sus crías por "falta de leche", y sí, no es para menos... esa loca manía de andar racionalizando todo...
    Amamantar es eso, un acto animal, un acto de amor extremo (asexuado y sexual al mismo tiempo). Por eso no hay verguenzas ni pudores en el momento de "pelar la teta"...

    Abrazos y besos de chocolate.

    ResponderEliminar
  3. Sil:Seguramente todo este planteocuestionamiento tenga que ver con bebés que vienen en camino, con preguntas en referencia a lo que soy y a lo que quiero ser, de acuerdo con mi sentir y pensar, lo que no quita ni niega el hecho de que sea una ternura y que me gustaría amantar.
    Gracias, como siempre, por estar ahí.
    besos:

    Ju

    Almendra:¡Qué alegría que hayas vuelto!
    Como le decía a Sil, y por si no quedó muy claro en el post, mi pregunta no iba al acto en sí del amamantamiento, del que soy defensora acérrima, sino del hecho de la naturalidad del acto que genera 'os', cuando en realidad es lo que debería ser. Como bien decís vos, el ser humano es el único animal que al ser «culturalizado», se torna antinatural en sus procederes.
    No me sorprende en absoluto tu testimonio, debido a lo poco que te conozco, y brindo por ello al cien por cien.
    Gracias por pasar y compartir,
    besos de avena y pasas:
    Ju

    pd: cariños a los tres.


    ResponderEliminar
  4. voto por "pelar la teta"... voto por apostar a la naturalidad, y dejar de pensar en base al selecto grupo de perversos que terminan gobernando nuestras vidas.

    igual no es el mejor lugar el subte o el tren, ya que amamantar no es un mero acto de alimentación, sino un acto de amor, el cual estaría bueno que tuviera la paz y la armonía que un medio de transporte público no permiten.

    beso desde la capital mas austral del planeta.

    ResponderEliminar
  5. Mi amor, es loco que infectado por estas moralinas sociales nos parezca más raro o más desubicado que alguien amamante a su hijo, que otras cosas que nos rodea, como las publicidades realmente degradantes hacía la mujer y la familia o el reggeton asi también de denigrante.
    Me parece hermoso y perfecto que hayas tenido esa luz de reflexión, te amo y estoy seguro que serás una gran madre o mejor dicho seremos buenos padres.
    Besos enormes mi cielo

    ResponderEliminar
  6. Lo de la teta amamantando en el tren y lo que ocurre en las personas cuando miran, de alguna manera a mí se me asemeja a las malas palabras. ¿Extraño, no?
    Felicidades por su maternidad, si es que he entendido bien el proceso desde que empezó con los síntomas.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  7. Lolita y el profesor:No sé cómo vinieron, pero gracias por la visita.
    No hay nada con connotación de lo que a ustedes les generó este post en este post, pero sobre lo que cada uno siente nadie puede decir nada...
    Además, tampoco soy madre, ni nada en absoluto, pero se agradecen los buenos deseos.
    Suerte:
    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.