martes, mayo 15, 2007

Diga 33

Y se cumplió un año. Este espacio, mío, único que me llevó a confiar aún más en mí, a conocer gente que también creyó en mí, y así sucesivamente, cumplió un año. Una tortita chiquita, como un alfajor, con una sola velita que soplo…, ¡feliz cumple malas palabras!...



Mi ausencia no fue casual…, para los que me conocen en carne y hueso, para los que comparten mi cotidiano tiempo (aunque más no sea por diálogo virtual) fue una ausencia con aviso, tácita a través de conversaciones previas.

Y cambió mi vida. De golpe. (Aunque el cambio estaba gestándose tiempo antes, al menos desde mis vacaciones…)

Durante veintidós días maravillosos me descubrí: pude ver mi nombre repetido en otras personas, y a partir de allí encontrarme diferente, única. Hallé mi vocación, y brillé –en palabras de otros– en sonrisas de agua mineral, y pañuelos de colores, e información bibliográfica… Y amé más la poesía, y un pasillo largo y blanco, en donde no cerraba el paraguas en los breves espacios al descubierto. Me volví asidua a los alfajores, y a los cafés a las seis de la tarde, y a las dos y cuarto, y a las pastillitas de menta, y a los cigarrillos a escondidas, como cuando iba al colegio, y no se podía fumar con el uniforme… Y fui divertida, y querida un breve lapso de tiempo. Y me regalaron un libro sobre otra de mis vocaciones, y me alabaron, y me piropearon. Y no dejé de sonreír.



En el día trece, casualmente, fui sorprendida por un cd proveniente de la otra orilla, y por un hado padrino que se convirtió en mi catapultador oficial hacia la seguridad. Ambos, sumados a algún mensaje de texto y visita –o intento de ella, en otro caso– me hicieron dar cuenta de que a veces el mundo no es tan virtual, ni tan absurdamente egoísta. Y continué sonriendo por otros nueve días más…



Durante los siguientes nueve días, se afianzaron mi personalidad, y algunos vínculos. Pronto me transformé en mamá gallina nuevamente, tomé café al whisky en horario laboral, me encontré con gente de otros contextos, y con una prima, y un sobrino. Y me compré libros.
Y no dejé de sonreír con mis treinta y tres de mano, pero que para todos semejaba veinticinco ( y no por una cuestión de mal juego)...

Y el siete de mayo, Mark Knopfler y la locutora nos dijeron adiós, por última vez al dar las diez de la noche. No llovía, y yo, como todos esos días, pero con melancolía, sonreía…







Todos los días, un poco.León Gieco.

9 comentarios:

  1. Me alegro que la hayas pasado lindo y estes bien!

    Feliz aniversario!

    ResponderEliminar
  2. Nada es tan real (nada virtual) como quererte y sentirme feliz por tu felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Feliz año!.

    Ya se sabe que esa es tu salsa, me alegro mucho por todas las cosas buenas que te estan pasando y los cambios.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Querida Ju:

    Ahora entiendo tu ausencia.
    Que cantidad de horas !!! Con razón, solo cafe, whisky y mas cafe !!!!

    ... y los piropos? tenian argumento o eran del estilo colectivero - taxista !!!!.

    Me gusto el cowboy de la credencial. (bien por ocultar el apellido, nadie se a dar cuenta Srta B.).

    Respondi tus preguntas en mi blog...

    Feliz Aniversario Ju, no pares de crecer, no pares de latir, eres maravillosa, gracias por compartir esto con nosotros y de nunca dejar de sonreír.

    Saludos bien peinados, Mario.

    ResponderEliminar

  5. Sole: La verdad es un buen momento para mí. Gracias por tu visita, y también deseo que estés bien, y agradezco tus saludos por mi
    aniversario.
    Suerte, también, con tus cosas.

    Gaby:
    ¿Qué más puedo agregarte, que no esté en mis lineas...? Gracias por tu afecto, y pot todo lo de siempre... Te quiero mucho...

    Gas:
    Gracias por los saludos, gracias por el apoyo, la compañía, la amistad y la infinita paciencia. Gracias por ver lo que soy...
    Fuerza para vos...

    TQM

    Mario:
    Las largas horas se transformaron en maravillosas, y cada vivencia, en anécdotas imborrables (como el café al whisky, y esas cuestiones...) Los piropos siempre fueron eso: amabilidad constante, no puedo quejarme de nada...
    ¿Cómo supiste la inicial, si me estás felicitando por la
    enmascarada?
    Las respuestas en tu blog, nunca las encontré.
    Y tus últimas palabras, son un mimo a mi alma, gracias.
    besos sonrientes, y te felicito...

    Gracias a todos, por estar, y disculpen el desorden, pero ando con problemas de horma.... (lease "que no me funciona bien la plantilla")


    Todo mi cariño de siempre para todos, y cada uno...

    Ju

    pd: sigan visitándome...

    ResponderEliminar
  6. ¡Estoy celoso! Según el link que pusiste hay otro blogudo en tu vida!

    Exijo una explicación!

    ResponderEliminar
  7. El blogudito de mi alma:
    sabés perfectamente que sos el único blogudo en mi vida... El error ha sido subsanado, y te cuento que el problema es tuyo, ya que un serbio está haciendote usurpación de identidad...
    besos:

    Ju

    pd: ¿cuándo me gano el Daniel?

    ResponderEliminar
  8. Feliz año! Cualquiera que sea el cambio que decidas tomar, que sea para adelante y sin arrepentimientos!
    Salut!

    ResponderEliminar
  9. Leo:
    ¿qué otra cosas más que agradecerte, puedo decir ante un mensaje tan lindo, y tan buena onda..?
    Me alegra tu alegría...
    beso, abrazo y apapacho:

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.