jueves, junio 07, 2007

Presidenta por un día...

Hay posturas muy opuestas en torno a los géneros en los cargos públicos...

Pero eso no importa... Mi nueva vida se plantificó en mi propia cara el domingo pasado, haciéndose la muy graciosa –hoy se cumple una semana que dejé mi viejo trabajo, mi vieja rutina..., pero no tengo que distraerme del motivo de esta entrada...., últimamente son más ausencias..., suspiro y sigo–, y el sábado a la mañana, mi vieja me señaló el desprolijo papel que acá adjunto para anunciarme lo que no quería escuchar: había sido democráticamente designada como suplente de mesa en las elecciones para elegir el polémico gobernador de la ciudad... Inmediatamente se disipó el sueño de dormir a pierna suelta el domingo, y empecé a planificar, en mi loca mollera, un viaje para octubre...

Y de todas las anécdotas posibles, me sucedieron todas...: acompañar al cuarto oscuro a una señora casi no vidente, bajar la urna para que vote una persona con inmovilidad física, subir el tono con varias personas, sufrir la amenaza de que la mesa iba a ser impugnada si no me apuraba, y hasta ser cola de perro y quedar con un par de policías, de la prefectura y el señor del correo. El saldo: desear que ganara alguien para no volver el 24..., un estado de stress, hambre y sueño comparables a las Peregrinaciones a pie a Luján, y una compensación de un billete, que espero poder cobrar mañana, sin ningún tipo de problemas...

Todavía queda el 24, ahora sólo rezo para que gane el menos pior, deseando que el ballotage le importe un pito a todo el mundo –así no termino en tal estado de decrepitud–, trato de recordarme que debo llevar una vianda, y cruzando los dedos para que no haya más sorpresas...

¡Ah! Porque la responsable de la mesa no fue, y yo tuve que asumir la presidencia...





De onda. La bersuit.

6 comentarios:

  1. Que embole!. De 6 meses a 2 años de prision, ja!, eso si logran encontrarme!.

    Besos, que sea leve el 24 y nada vaya a votar.

    ResponderEliminar
  2. Gas: igualmente pocas cosas son –o fueron– tan emboles como haber cumplido con eso. Eso sí, para el 24 me preparo de otra manera...
    besos y sí, que nadie, ni
    nada vaya a votar...

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hay que ver el lado bueno de las cosas. Ser presidenta da chapa, aunque sea por un día, o dos. Recordá que como presidenta tenés a la policía de tu lado, pero ojo que por lenta no te rajen como a Illia.
    Besos y muy bueno el blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasar (¿?)...
    Por suerte lo mío no es la política... Lo que no entendí es lo de «lenta»...

    ResponderEliminar
  5. Si hay algo que me da escalofríos cuando se acerca una fecha en la que el engaño de la democracia alcanza su climax es que me avisen que tengo que perder el día sentado verificando que no votan los muertos (que igual votan). Ni 100$ valen la pena. Coincido con zerocreatividad en que primero tendrían que encontrarme para mandarme en cana.

    Eso sí, me encantaría hacerles burla a los fiscales luego de entrar a verificar si hay suficientes boletas. Que se yo. Lo lamento mucho Juli... ¡Menos mal que sobreviviste!

    ResponderEliminar
  6. Diego...:
    Yo sólo deseo que en octubre se les traspapale la página del padrón con mi nombre, y no me manden la cartita, porque ahí sí que va a ser terrible...
    besos a elección...

    J

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.