martes, agosto 12, 2008

Seis meses y una bufanda*

¿Alguna vez sabrás que había detrás de estos cuencos que di en llamar «de jade» –para que así los nombraras–, ese febrero tibio? ¿Pensás, de verdad, que es cierto lo que imaginabas? Yo solo esperaba magia, y encontré mucho, mucho más que eso...

Pero no importa, porque hayas pensado lo que hayas pensado, imaginado, sentido, ese febrero, esa noche que fue mucho mejor que la mejor película de amor que yo hubiera imaginado, me robaste la vida, secuestraste algo de mi historia, y estoy intermitente, expectante –como nunca– de mi vida...




Corazón de luz y sombra.Liliana Vitale & Juan Carlos Baglietto. (Jorge Fandermole)

*: porque los que nos encontramos no fuimos nosotros...


8 comentarios:

  1. Sentí la necesidad de desnudarme, de poder gritar sin inhibición alguna lo que me pasó seis meses atrás. Cuando mi corazón «estaba», vivía esperando sin esperar, y fui sorprendida.
    Y seis meses después, descubro, con cierta demora para algunos, el significado de amar, de elegir, de decir sí, porque esa persona, para vos, es lo que necesitás, y tenés la firme convicción de que «es», lo entienda o no, pero ese es tu sentir.
    Y eso es 'amar', para mí. Y definitivamente estoy latiendo.

    ResponderEliminar
  2. Amor, no sé que decir, solo que sos mas que lo que pude imaginar, ese momento fue la magia y creció seis meses después. Y realmente es increible pensar que pasaron 6 meses, es tiempo vuela cuando uno está en algo o haciendo algo que le gusta y lo llena.
    Y las lanas del amor, tejieron más que una bufanda. Y lo que tejió es para toda temporada, toda la vida.
    Te amo y yo soy esto que a veces no tiene palabras sino que queda mudo, pero vos sabes que la conexión del alma no necesita de palabras.
    Besos totales y hermosos de jade, si ese jade que significa muchísimo que es recuerdo constante de una unión de los que buscan (sin que quieren que los otros sepan que buscan), algo una señal una persona un todo, y apareciste vos.

    Pedón por la extensión

    ResponderEliminar
  3. fe de erratas: en el comentario anterior donde dice "pedón", debería de decir "perdón"
    Besos totales amor

    ResponderEliminar
  4. Mi dulzura, mi amor, mi todo...:
    No digas nada, y no importa nada. Más que saber que te siento, que estás ahí, que cambiaste el color de mi vida (aunque todavía falte un esfuercito de mi parte). Te amo con tus silencios, con la mágica capacidad de sorprenderme en y con cada gesto. Como ahora, con estas palabras. Sabiendo que la tarjetita que se perdió hablaba de la lana, que es lo que te trajo hacia mí, y por eso estamos unidos por ella...
    Podría llenar páginas enteras con palabras, pero hoy te regalo lo que más apreciás: el silencio y mi cabeza en tu pecho...
    Gracias...


    ufff...

    Besos con suspiros:

    Ju

    ResponderEliminar
  5. Pensaba a escribir que lindo, que dulce, que bueno, no solo la realación de ustedes sino las palabras, la poesía, la magia...

    ... pero a leer los comentarios me siento un intruso en un dialogo tierno entre dos.

    Disfruten amigos, que desde este lado del plata, uno se pone feliz de ver a la gente latir así.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Gabriel:
    No sé si su comentario rigió como aquella advertencia de «Cuidado con el perro», pero luego de usted, nadie volvió a comentar.
    Y no es un dialogo excesivamente íntimo –pero sí, tierno–, solo se dio así.
    Gracias por «animarte» a comentar igual.

    Saludos:

    Ju

    ResponderEliminar
  7. Tengo la misma sensación de intromisión que Gabriel, pero soy bloggera y sé que los comentarios son un mimo, así que me meto, permiso y perdón.

    Son una ternura y les deseo mucho tiempo más de amor. Felicidades!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Al (nunca sé con qué alter ego vas a aoarecer...):
    Este espacio es de todos, y si publico algo es para ser visto y comentado, así que, no sean tímidos, y me alegro de que ambos hayan sido osados y se hayan animado.
    Gracias por pasar y por los buenos deseos:


    Abrazos de osa:

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.