lunes, noviembre 24, 2008

De círculos y cuadrados

Todos somos los suficientemente diferentes como para que el mundo sea interesante.
Reconozco que siempre me consideré redonda (a pesar de tener un nombre que es mixto, porque tiene curvas y un vértice en la «t»), más allá de las redondeces que adornan mi superficie corpórea, hoy.
Una intuición creció en mí y albergó una idea de que lo sensible era redondo y de que las palabras con pronunciación fricativa o con ciertas letras en su haber estaban armadas por lineas rectas.
Hoy soy un interrogante, como siempre, y me borro la felicidad y la calma para cuestionarme si entro en un cuadrado, si un cuadrado entra en mí, si continúo siendo redonda, si alguna vez lo fui. Y tal vez, se me pasa la vida.
Y así, sin más, me encuentro en una reunión, o simplemente transitando en un auto, con familiares, volviendo de algún lugar no-lugar como los de Augé, y se produce una caída como la de las de las películas –en donde los protagonistas vienen de otro momento histórico y caen de «la nave» a una carro con heno...– y me veo escuchando algo acerca de la situación política del país, y ahí nomás, me doy cuenta de que me embargó la ajenidad, y creo que mi mundo es solo lo que pasa en mi cabeza.
Y me ahogo. Sí, me ahogo de no tener nada que escribir más que mis huecos disfrazados de poesía, mi santa queja cotidiana, de mi tedio eterno en referencia a todo. Y me aburro, me aburro de solo mirarme el ombligo, de olvidarme de observar lo que me rodea y clama mi presencia.
Y aunque últimamente solo viajo en subte y en el 132 que siempre está lleno –al menos, a la ida–, tengo ganas de un cambio de hábito, de una carcajada duradera, de que los que me lean no piensen que es más de lo mismo, pero que, fundamentalmente, yo esté segura de lo que me llena adentro y nadie lo sabe; ni que me avergüence por lo que siento y pienso, aunque no sea compartido.

Y mis ojos frágiles, en este instante regalan migajas de luz.


10 comentarios:

  1. Amor, está bueno el texto. Y tal vez uno se rehaga constantemente, en lugar de adaptar la cabeza al sombrero, buscamos sombreros que se adapten. Y el mundo gira en torno a la disconformidad, a cambiar cada tanto, porque si nos conformaramos y aceptaramos todo sería un mundo aburrido.
    Por qué pensar en redondo o cuadrado, figuras que nos enseñan y nos materializan en la escuela, por qué no pensar en la forma oxigenoide, una que inventemos, llena de oxigeno para respirar y que le cambiemos sus angulos y vertices cuando queramos.
    Será por mi desdicha igual a la de Cortazar, la de no aceptar las cosas como son dadas y que los nombres de las cosas son eso nombres que disparan una innumerable busqueda de algo.
    Mantenerse en duda constante (no absurda sino constructiva) y llegar a una respuesta, eso es vivir.
    Te amo y es mejor buscar cambios y no más de lo mismo. Creo que lo lográs.
    Abrazos enormes uniformes para que los acomodés como te gusten.

    ResponderEliminar
  2. ¿Viste el Hombre de Vitruvio de Leonardo?

    en todo circulo entra un cuadrado... y por sobretodo "viceversa".

    besos curvos

    ResponderEliminar
  3. Amor:
    Vos estás bueno... En todo, aunque me empeñe en amargar tanto mío y tuyo (aunque a veces tampoco sé si esto último es así, por tu capacidad de andar livianito...).
    Te amo, porque este mensaje fue el más lindo y el más amoroso y el más comprometido de estos bellos meses, pero fundamentalmente, porque me volviste a ver. Tus palabras me dan la pauta de que me entendés... (Igual esto es nuestro...).
    Y me encanta pensar en oxigenoides que solo nos den aire.
    Uffff, me da tantas ganas de colgarme hablando de esto con vos (y más y más)...
    Y la vida es un tránsito lento que anda y se desanda como una hoja escrita en papel y lápiz, y ahí radica la maravilla de existir. Aunque a veces esté bueno, escribir con tinta indeleble, algunas cosas.

    Te amo, me pongo el oxigenoide y el sombrero adaptador, y salgo a ver el sol:

    Ju


    pd: ¿yo lo logro o todos?
    pd: Mi hermana debe estar cerca de su casita.
    La canción va para vos...

    ResponderEliminar
  4. Gabriel:
    Es loco que me hables del Hombre de Vitruvio, cuando hace muy poco corregí un libro sobre la vida y obra de Leonardo... Pero justamente, el amigo decía que había un tema con las simetrías y el encajar o no, así que, ¡ojo!
    Igual los seres humanos somos otra cosa y no figuras geométricas...


    Abrazo desde esta orilla:

    Ju

    ResponderEliminar
  5. El secreto de Leonardo mas alla de las simetrias es el cuadrado que representa el universo y el circulo que representa la tierra. Es decir el hombre como centro del universo en la tierra, el hombre apoderado de la historia, la historia por el hombre y no por la religión, es el paradigma de la época.
    Besos enormes amor y era por vos no por todos y sí eleo debe de andar cerca de ese lugar maravilloso que es el sur.

    ResponderEliminar
  6. Amor:
    Me hacés reir mucho, mi niño enciclopédico, igual, más allá de lo ideológico en torno al antropocentrismo, hay una cuestión matemática que es la gran revolución introducida, además, por Leonardo.
    besos de café con leche:

    Ju

    ResponderEliminar
  7. logras calmar mi ansia a través de tus palabras

    un abrazo fuerte amiga
    de esos de verdad, que llegan

    ResponderEliminar
  8. Raquel:
    No me animo a decirte mucho, cuando apenas ojee tu blog y me quedé de una pieza por tus acontecer, o por otras cosas que pasan en el mundo, es por eso, que solo agradezco tu visita y me alegra que en algo te reconforte leerme.
    Cariños:

    Ju

    ResponderEliminar
  9. Holis Juli, aca estoy, finalmente comentando después de tanto (lo que no significa que no te lea, pero el ritmo de la vida ultimamente no me da tiempo para nada)

    Un texto muy lindo, y diferente a los últimos, me trasmite (junto con los comentarios) y genera un montón de imágenes y "voces", la primera imagen que se me vino fue la de El principito, con su dibujo, el sombrero, la boa...y me hiciste pensar en cuántas veces deberíamos ver con esos ojos, así lo que parece de una forma podría ser de otra, y hasta quizas, ni deberíamos pensar en cuadrados y círculos, sino más bien pensarnos con un poco de todo ¿no?, aveces el ponernos figuras, etiquetas nos inhabilita o limita a animarnos a cosas nuevas, distintas, a cambiar.

    Después me hiciste acordar a una partecita del tema de Aznar, Décimas, cuando dice "El sol se metió en su gruta,
    los mares se hunden mojados
    yo soy un nervio de atados
    un llanto largo y profundo
    no sé porque me confundo
    con tus amores cansados"

    Y por último, cuando hablas de las migajas de luz y de ser vos, por más que no sea compartido, se me vino a la mente el texto de Galeano de los fueguitos, porque yo creo así sos vos, un fueguito diferente a los demás, que brilla y enciende, y quién se acerca se ilumina.

    La llama podrá estar o ser más o menos fuerte, pero lo importante es que NUNCA deja de alumbrar, no lo olvides nunca.

    Capaz que me re fui y nada que ver (si es asi mil perdones) pero me volé con tu texto, me gustó mucho. :)

    Te mando un abrazote enorme

    ResponderEliminar
  10. Sil ♥:
    Nunca están de más tus palabras, y menos en un comentario tan completo, donde «me» regalás una canción, unas palabras del maestro Galeano (reconozco rubor al decirme lo de los fueguitos) y acertás, tan sabiamente, acerca de lo que quiero decir.
    Y seguramente es cierto, no importan las formas, ni uno debe estructurarse, solo importa dar pasos –para andar y desandar cuando sea necesario– para avanzar, para que no haya estancos, ni miedos, ni dudas, sino una lucha por la felicidad, por ser y estar.
    Gracias, como siempre:

    Ju

    pd: un abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.