sábado, agosto 08, 2009

Té con limón sin miel

No pasa por la placa
de sonido
ni por los temores
no pasa por las visiones en los trenes
ni por las situaciones oniricopesadillescas
sino porque a veces pesa el pellejo
y no hay ganas de apretar los dientes
ni de estar tensa como un enrejado de alambre.

Eléctrico
eléctrica.

No hay apuro
y todo me corre
y mi boca
y mi boca.

Y allá atrás
como una bruma
están los 252 000 colores
de una pantalla ficticia

como un halo que no se deja atrapar

como ese aliento denso
expectante
denodado
ahogante

y sigue allí
esperándome
esperando a que yo haga algo
y me tranquilice

...


Mi todo. Alejandro Filio

4 comentarios:

  1. Amor, muy bueno el texto. Me encanta como logras expresar tanto, hacés que uno se ponga en tu piel. Y haces un uso hermoso de la poesia.
    Te amo, seguí escribiendo así.
    Besos enormes nos vemos en unas horas.

    ResponderEliminar
  2. Amorzote:
    ¿Habrá mucho más que agregar?
    Gracias por tus palabras, por tu aliento y por ponerte en mi piel...
    Espero «tus» letras...

    Tu ángel, mi ángel...:

    Ju

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo, colega!!!. Hermosa concatenación de palabras sonantes. Con un dejo de necesaria y dulce furia. Espero que nos veamos pronto, abrazos de tus amigos alados...

    ResponderEliminar
  4. Corgus:
    Lindo saber que me lee y me visita... Y más aún que me incite a escribir...
    Tengo pendiente leer su último texto.
    Cariños por sus cielos:

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.