sábado, enero 09, 2010

Uno más sin título...

Me gusta pensarme como que soy mucho más que un título, un rotulo, un número, una partícula. Pero soy eso y más. Soy un nombre, un cerebro, miles de células, unos cuantos cromosomas –hoy no recuerdo cuántos son..., ni me importa...–cajas en mi cuarto, en el escritorio; una cartera y ropa que no te gusta, y el ímpetu porque me resbalen las cosas, y ganas de comprarme cajas de té, y de tomar una infusión cada noche –por deseo real y no por ningún otro llamamiento inconsciente (o sí, si es válido para mí)–.
Quiero volver a ser los papelitos de colores, y las ganas, y ver cumplirse mi graduación y mi proyecto, y solo la concreción de mis ganas y mi respeto, solo el mío.
Quiero coleccionar cuadernos, y lapices de colores y lapiceras de tinta.
Confieso firme, pero con cierto recelo y vergüenza, que espero que alguien se conmueva y lo entienda, como el Principito de Exupery.
No quiero más esperas, no quiero más desganos, ni peleas, ni miedos, quiero ser yo acá, y en las reuniones y con cada persona, le sirva o no, pero quiero hacerlo, me lo debo.
Y un puntapié he dado. Algunos lo ven. Los que no, se lo pierden.
No más hipocresía, no más una sopa agría, no más llanto contenido y resentimiento. De eso está lleno el mundo, y no quiero que se contamine el mío.
Me confieso romántica en la totalidad del término. Y va de vuelta, si sirve, sirve, sino, a seguir, siempre a seguir...
No más estoicismo, no más lugar de la resistencia en un espacio que no sé si comparto.
Me descubro, intacta en el sudor de mis cajas, en la incertidumbre que me da el cansancio del orden; pero es necesario.
Solo quiero sonreír, en el medio del escote del vestido violeta que me compré hoy, con cierta culpa que ya se disipó, pero que fue un mimo que yo necesitaba, y me lo dí, así, sin arrebato.
El mundo puede ser gloriosamente espantoso, o terriblemente maravilloso. Elijo el último oxímoron.
Tengo miedo a algunas cosas, pero ser yo es más fuerte que yo...


en letra chica: no era la idea de este texto, pero fluyó, mi cuerpo actuó, yo solo fui un instrumento...




Marcha de la bronca. Pedro y Pablo


9 comentarios:

  1. ¿Por qué la ausencia de título?
    Me gustó el texto, me gusta cuando las palabras fluyen así. Está bueno que te hayas dado el gusto de un vestido si eso te hace feliz, no veo el por qué de la culpa. A mi el mundo me parece miti miti a veces espantoso y otras veces maravilloso.
    El temor es normal, da lugar a saber que estamos vivos.

    Te amo muchio
    Feliz 23 meses mi amor.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo texto Ju, tan espontáneo y tan bien escrito al mismo tiempo! Gracias por la compañía en esta calurosa mañana. Te muchos besos (de mate cocido con leche, como decís vos jeje)

    ResponderEliminar
  3. Amorcito ♥♥♥:
    La ausencia del título se deberá a falta de ganas, o a no sé qué.
    De hecho, los títulos condicionan, de una manera u otra...
    Te amo, mi vida...
    ¡¡¡Felices 23 meses!!!
    Ju



    Matilda:
    Qué lindo que te haya gustado, y qué más lindo aún que hayas vuelto.
    ¿Nos vemos prontito?
    ¡¡¡Feliz año!!!
    Ju

    ResponderEliminar
  4. Hablás de las cosas cotidianas que tanto nos gustan compartir con ustedes. De las palabras lindas que nos dicen y que a veces no entendemos. Por eso no tiene título. Porque se lo tendríamos que poner nosotros y disfrutar del contenido que ustedes llenan. Solo hay que tener ojos para ver y tener el corazón atento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. que bueno es verte estallar!

    ¿para cuando un cuento?

    ResponderEliminar
  6. 1690ta
    La vida es así, propone cosas inesperadas, y dice cosas a las cuales uno no puede ponerle título, ni tiene por qué...

    Gracias por pasar.

    Ju



    Gabito:
    Quiero estallar en todo mi esplendor...
    Veremos...
    Y los textos están, de una manera u otra, incipientes...


    Abrazos que atraviesan el río:


    Ju

    ResponderEliminar
  7. Me ENCANTÓ!! Un texto bien visceral y a la vez perfectamente escrito (en esto coincido con Matilda). Juli te admiro, sos una gran literata.
    Besos de café con leche 
    Pd. Perdón por mi no respuesta, ando sin crédito esperando que se me renueve el 27.

    Se la quiere mucho

    ResponderEliminar
  8. (Juraba que había comentado...)

    Juli, me encanta cuando las palabras son las que dicta el alma, tenés Esa capacidad maravillosa para trasmitir con palabras un sinfin de sensaciones.

    Y de eso se trata el andar creo yo, de atravesar miedos, de intentar conservar un poco de aire puro, ese que renueva las ganas y sobretodo obliga a ser uno mismo, a pesar de todo y todos.

    Y en eso, permitirse ser honesto con uno mismo, es la señal más clara de pureza, la pureza de conservar intacta la esencia de uno.

    Y me alegra la falta de título, me da la sensación de liberarse de un rótulo más, capaz idea mía nomás...

    Un abrazoteeee y la semana que viene, nos vemos ;-)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Georgina:
    Gracias por los halagos, creo que, tal vez, mi autocrítica diga otra cosa..., pero es muy bonito generar eso.
    Disculpas añejas, pero válidas.
    Espero que hayas tenido unas lindas vacaciones.
    Gracias por pasar:

    Ju



    Sil♥:
    Tenés la capacidad de decir las cosas que me calan justo. Y tus frases siempre son actuales...
    Gracias por pasar:

    Ju

    pd: y por todo...

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.