jueves, octubre 13, 2011

Quedar pegada

La primavera es así: en caja baja y lluviosa. Es inestable, con alergias, plátanos y malvones florecidos, chocolates derretidos y humedad, mucha. Al menos acá, en mi hemisferio, el austral.
En treinta y ocho años siempre se me dio por pensar en exceso, sobre todo, en las vidas ajenas, respecto de sí y de mí, y eso me hizo quedar pegada, en historias innecesarias, en actitudes voluntarias pero no, en pensamientos y frases que nada tienen de saludable –fundamentalmente, por lo poco que pueden aportar a mi existencia–.
Pero seguramente esto se deba a que el silencio no es mi mejor virtud, y que soy –o esa sea mi coartada– una enamorada eterna de las palabras (incluso no encuentro un sinónimo que le haga justicia a esa «denominación»).
Seguramente pueda, como alternativa (a mi terapia real) ir «despegándome», despejándome de ellas, quedando sin piel, sin denominaciones, conceptualizaciones, poniéndome la mano en la boca, pero no para callar por censura previa y propia, sino para dejar ir tantas y tantas historias, personas, que ya están fuera, en realidad, pero que solo falta que yo lo vea.
Y con eso se irán los dolores, las lágrimas, y serán bienvenidos el aire y el pelo al viento y los ojos transparentes y las manos abiertas y los amigos por placer y los vestidosblancossinmiedoamancharse con inmaculada conciencia de intentar ser feliz...

Y seguramente el tiempo me rinda más...


Las sombras no son mal. Daniel Vinderman


10 comentarios:

  1. Hermoso texto, en camino a la libertad diría yo. Es bueno cuando se logra entender esto que estas entendiendo. Es el camino a se feliz y a que el tiempo rienda más y no nos enfermemos. Es crecimiento puro.

    Te amo y muy lindo tema

    besos totales con mate.

    ResponderEliminar
  2. Vidita:
    Gracias por tus palabras y tu incondicionalidad. Gracias por enseñarme a valorar y a respetar el silencio.
    Te amo.

    J

    ResponderEliminar
  3. Es el nombre! es muy lindo pero viene con romanticismo y verborragia de regalo!

    Hermoso lo que escribiste.

    Saludos!

    J

    ResponderEliminar
  4. "una enamorada eterna de las palabras" que lindo, me gusto sería ¿una palabrofila? ¿a loveword or a wordlove? mmm, no mejor así, como lo expresaste vos, justamente con todas las palabras, bien simple, sencillo y clarito "una enamorada eterna de las palabras"

    ResponderEliminar
  5. Que lindo! Un texto bien Ju.
    Cuanto quiero a las palabras! Y las tuyas son una caricia.

    ResponderEliminar
  6. Me sumo al enamoramiento por las palabras.
    Es casi imposible no engrillarse a ciertas historias, un bajón.
    Gracias por cruzarte a Matinée,sí, caiste en un rapto algo escatológico, por suerte no siempre es así, je.
    Abrazo desde la australidad

    ResponderEliminar
  7. Hermoso.La inmaculada conciencia de intentar.....

    Me encanto.

    ResponderEliminar
  8. este es el que hasta ahora mas me encantó de sus textos,me hace acordar a la frase "let it be" las coas fluyen y los vestidos blancos se manchan si comes chocolate o te tiras en el pasto y los pelos se enredan o se contagian de piojos si los dejas al viento, pero quien te quita lo baildo o lo liberado?

    ResponderEliminar
  9. Como enfermo reconocido de la palabra, no sé si felicitarte por el texto o si tenerte piedad.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  10. es dificil dejar atras, va mas que atras, de lado, gente que ya nos dejó de lado, pero aveces sirve para hacer mas pragmatico el tiempo, y dejar de dilatarlo en el pensamiento. saludos ju!

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.