miércoles, agosto 01, 2007

Excusas...

Tratar de hacer mil quinientas cosas –y que además salgan bien– es un privilegio de unos pocos… Sin embargo, hoy no voy a quejarme, por el contrario, voy a pedir disculpas (y fundamentalmente a mí), por no encontrar el momento más propicio para escribir algo lindo –y digno– en este espacio tan íntimo… Esto genera, un poco triste para mi almita, que las visitas habituales se dispersen, y sólo aparezcan peregrinos, que rara vez vuelven a morarme… Pero bueno, esto es así.
Mi realidad hoy –redundancia, redundancia– es la de acomodar mis tiempos a mi trabajo nuevo, esa vocación que me está abriendo caminos inesperados, ideas, descubrir un mundo creativo –y de mil colores– dentro de mí. Hay un motorcito dentro mío que me impulsa a querer recorrer otros paisajes, a surcar otros cielos, a no cesar en la búsqueda, a idealizar sueños que no parezcan tan remotos. Y eso lleva energía, esfuerzo, desvelos, falta de tiempo o hasta a veces, vale decirlo, una mirada desviada hacia otro lado, porque la vida así lo amerita.
Así es que esta es la excusa por la cual las actualizaciones son tan esporádicas, e incluso muchas veces, algo aguadas, sin poco color o contraste. Y los que me conocen, saben que soy muy pasional y que no me gusta hablar por hablar, ni hacer cosas sin brillo…, por eso les pido paciencia. Sigo acá, esperando sus visitas, sacándole las malezas al jardín, pero estas son mis excusas sí en la visita sólo encuentran un café fuerte, o un rico té, pero sin ninguna galletita dulce…


Canción de amor.Lisandro Aristimuño

8 comentarios:

  1. Aquí me quedo, sentado a la sombra de la parra, tomando las uvas que vayan apareciendo, algunas veces por la fruta, otras por el vino.

    besos montevideanos

    ResponderEliminar
  2. Uruguayito de mi alma...:
    como siempre, no tengo más que agradecerte, por tus palabras, por tus silencios, por tu respeto, por tus imágenes que me calan muy hondo, y por cada uno de tus gestos de amigo que te hacen tan, pero tan, pero tan único...
    Te quiero mucho desde acá:

    J

    ResponderEliminar
  3. Esto es asi, los seres humanos somos tan volatiles que a veces, quiza, necesitamos algo mas que buenas intenciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Esperanzados en tres frases sucesivas de Eduardo Galeano

    Y si tal vez creemos, niña, en esta identidad sincera: "Somos lo que somos y hacemos para cambiar lo que somos".

    Y si mejor miramos, muchacha, esta pintura certera: "Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que el mundo contiene, las distintas músicas de la vida, sus dolores y colores: las mil y una maneras de vivir y decir, creer y crear, comer, trabajar, bailar, jugar, amar, sufrir y celebrar, que hemos ido descubriendo a lo largo de miles y miles de años".

    Y si mejor nos esperanzamos, mujer, con este modo de andar preguntando: "Si el mundo está, como ahora está, patas arriba, ¿no habría que darlo vuelta, para que pueda pararse sobre sus pies?".

    ResponderEliminar
  5. Gab:
    smuacks y chuicks en demasía...

    ResponderEliminar
  6. Orizschna:
    exacto..., inspiración y tiempo

    ResponderEliminar
  7. Manu:
    infinitas gracias, como siempre, por tus palabras, por esas sonrisas que no veo, pero intuyo; por creer –como yo– que alguna vez el mundo puede darse vuelta y pararse sobre sus pies..., y por tanto recibido en un lapso tan corto de tiempo...
    Como siempre, ¡vamos a seguir amasando!
    Abrazos desde la entraña:

    J

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.