miércoles, agosto 09, 2006

Conexiones inalámbricas

Me sentía un poco en deuda al estar escribiendo un diario íntimo, en donde no mencionara a la gente real, la que como dijera Mou, es la que palpita, la que pone el lomo cuando te estás mudando, y el hombro cuando estás llorando, la que te caga a pedos –aunque sea nuevo/a en tu vida– porque te quedás regodeada en tu miseria estupida, la que se acuerda de llamarte por teléfono por cualquier acontecer –por nimio que sea– de tu vida, por anotarte en todas las inscripciones de la facu, en los últimos tres años… Hoy quería hablar de ellos…: mis amigos…
Mientras estoy frente al monitor, pienso si debo nombrarlos, o al leerme sabrán encontrase entre líneas…, no lo sé, y me dejo fluir como estoy intentando hacer en este último tiempo. Ser auténtica.
Ayer le escribía en un email, a una amiga reencontrada, que con el paso del tiempo –y aún siendo muy joven todavía–, descubro, enhorabuena, que me estoy transformando en una persona selectiva… Amigos, de verdad, son ellos…: los que hace un tiempo que no veo (desde el casamiento de Eleo), que me gustaría saber de sus hijos; o mi adorada hermana del alma, que a pesar de la locura de la muda, me regala una de las cosas que más me deleita: “la capacidad de ser celestina” –y mucho más, lo sabés…–; la que es constante y fiel colorada hermana, también, cuya hija de dos años, me permite lavarle los dientes y sostenerle la mano en la cuna antes de dormir; la que me tiene en sus “favoritos”, me visita a diario, y me recomendaría ante su “pelado”, en caso de dejar el trabajo, por considerarme responsable; es aquél que cena un viernes con mi familia y su mujer…, felicitándome por mi sobrino, y bancándome al teléfono, día por medio –al menos, jajajja–; es la que me abraza, prepara una merienda de cuento, y abre su casa, seis años después, para presentarme a su retoño, como si el tiempo no hubiera dejado huellas en nuestra femineidad; es aquella complice encontrada, por casualidad, en el ámbito que más detesto, pero que nos une una vocación, y el llamado diario de cada día….
Ellos, seres reales, entre algunos otros más, son los que compensan las malas jornadas, los tragos amargos, los aburrimientos, el tiempo que pasa sin vernos, siquiera una vez al año –a veces–; con ellos puede haber minutos largos de silencio –sí, para mí también existe la importancia del silencio y las miradas–, mates amargos, lavados, con chucker –a ellos sí, puedo tolerárselos–; puede haber estupideces, llantos, malas películas, caídas al piso, medias y rimmel corridos, jogging en domingo, los culos de botella –sin vergüenza, aunque hoy sean un hábito– (e incluso afirman que no te quedan mal), cena de viernes a último momento, lectura de tus escritos –en papel u obligados insistentemente (ja) en tu blog–. Todo está permitido.
Y eso pasa cuando hay conexión, cuando se tatuó en vos la mirada del otro, su sonrisa, esa idea loca en torno a la vida, o la comida, o la política, o los libros, o los hombres, o las mujeres, o las palabras, o, o, o…, o una charla en un cumple, o un email en una revista, o, o, o… Y sí, tengo la plena certeza de que me perciben, y que no hay casualidades en mi existencia.



Y me alegra.

9 comentarios:

  1. Gracias Ju, qué más puedo decir

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ju, qué más puedo decir

    ResponderEliminar
  3. Hola nenitaaaa: me gustó mucho leerte... en el fondo está bueno ver que estamos grandes por todos lados. Uno se pone adulto pero bien sabio como dicen los que no saben nada. Me gusta mucho verte bien y relajada... ah y selectiva. Te quiero
    Lore

    ResponderEliminar
  4. Hola Linda!!!! Que bien... te leì... Que decirte... Que cada momento den ganas de otro, que cada diàlogo inventado genere una confianza... que cada confianza te sorprenda y te cuide... y que a cada instante te invites a vos misma a pasartela bien... Abrillarrr mi amorrrrr
    Besos
    Tamis

    ResponderEliminar
  5. La amistad es la relacion mas elevada a la que puede aspirar el hombre, a mi parecer... es libre, es amor sin egoismo, confianza mutua, desapego, tolerancia... a veces se consiguen uno o dos amigos de verdad. Y nunca será poco.

    Om Sai Ram

    ResponderEliminar
  6. Mou, Lore y Tamis: ya hablamos por fono -o por msn-...., gracias a ustedes. De verdad.
    Este texto no existiría sin su presencia....
    Las requete quiero, por ser quienes son, y por ocupar el lugar que ocupa cada una en mí....

    besos y abrazos coloreados:
    Ju

    ResponderEliminar
  7. Javichito:
    om sai ram. Gracias por tu alma, por compartirla conmigo...
    Y ya te dije lo que pienso en torno a lo que comentaste: la amistad es la pureza de los sentimientos, es como un choque en la calle: pasa sin darte tiempo a pensarlo.
    Espero mi retrato

    Ju

    ResponderEliminar
  8. Que lindo lo que escribiste. Me hiciste pensar en mis propios amigos, lo cercanos y lejanos a lo largo de la vida, incluso alguno que otro perdido que ojalá algún día vuelva a encontar (y eso que no es el día del amigO)
    Ahhhh soy de Catamarca, no es un gran misterio.....

    ResponderEliminar
  9. Nati: los amigos, a excepción de los que nos separa un abismo (por peleas o traiciones, o heridas, o etc.), nunca dejan de estar presentes, aunque más no sea, en nuestro corazón.
    Un abrazo desde Buenos Aires...

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.