jueves, julio 20, 2006

Apunte: de golpe y porrazo

El chico de la librería (the second’s)



Hoy me desperté con un pinchazo en la garganta –creo que estoy incubando una angina pultácea– y con un humor digno de una mala onda como debe ser…; o sea que, a pesar del café con leche y las galletitas media tarde y la ducha matinal habitual, todo parecía presagiar que el estado sería irreversible…

Leí a Hernán, y cuando llegué a la esquina de mi trabajo, vi que el vendedor de flores acomodaba unos ramilletes de calas sobre su regazo, y pensé para mí: Están velando a mi vicio, a mi abstinencia nicotínica… (porque yo también estoy dejando de fumar). (Señal de alerta 1.)

Como estaba de un ánimo irascible, cuando a media mañana, en mi trabajo, me anunciaron que tendría que salir a la calle a hacer un par de tramites, puedo asegurar que con mi barbilla podría haberle pasado un trapo al piso de la escribanía, sólo que como tiene moquette, lo hacía aún más frustrante…

Luego de almorzar –enhorabuena: ¡en casa!– salí a encontrarme con la burocracia del microcentro, y mientras caminaba por Avenida de Mayo, me distraje por un lugar que llamó mi atención: “Paseo de la Resistencia” (citaba el cartel a la entrada). El nombre, más allá de que tiene que ver mucho con mi historia y con mi estado actual, me disparó a pensar sobre algunas cuestiones, y me prometí resistir a las garras del tiempo y volver a ir por allí, a la mayor brevedad posible. (Porrazo 1.)

Caminé por el Pasaje Carabelas, y me sorprendió la densidad poblacional de motos y autos –estos últimos parecían adolecer de sentido de pertenencia–. (Anecdotario 1.)

Bajé por la avenida Corrientes, y como no podía ser de otra forma, un poco por sentido histéricouterinofemino –lo reconozco, mordiéndome el labio inferior, encogiendo hombros, con cierto pudor y nada fingida vergüenza–, y otro poco por curiosidad real, me detuve en la vidriera derecha de mi librería de cabecera, y encontré con la mirada un cedé que me interesaba. Dudé unas minimilésimas de segundo, y entré. Fui directo al mostrador, no sin dejar de mirar de reojo, con la vista entornada, para comprobar que él estaba. Pocos minutos estuve allí, pero como sucede siempre que uno no lo espera, me encontré cruzando dos palabras con él, que me preguntó si había podido leer los libros (¡¡¡fui una sola vez, y hace un mes y medio!!! ), descubriendo que se llamaba Gabriel o Javier, y enterándome, finalmente, que ese día le dolía la cabeza. (Porrazo 2.)

Para finalizar, en las tres cuadras que restaban hasta mi lugar de trabajo, me topé con grandes carteles que anunciaban al Trío Fattoruso, y no pude más que sonreír pensando en el tannat del otro lado del río ancho como mar… (Anecdotario 3.)

Así se transformó un día extraño, de una semana aún más extraña, con gente a la que fácilmente voy a poder decirle que no –ardua faena para mí–, que va a estar coronada por amigos hacia el fin de semana, y a la que voy a forzar a llenar de estudio en algún momento, para rendir el jueves próximo. Pero lo más maravilloso, es que tuve que convencerme, forzosamente, de que es verdad que las cosas vienen cuando no hay intervención de la expectativa. Y son así, de golpe y porrazo.

9 comentarios:

  1. Montevideo es chiquita como la uva de la tannat, y querendona como sus habitantes y sus visitantes. Y acá, en esta ciudad del otro lado del río, los Fattoruso son historia viva y renaciente.

    El viejo Antonio - con un balde invertido atado a una escoba como bajo - invitó a sus hijos Hugo y Osvaldo a formar un trío de jazz en 1956, y años después el trío lo integra el nieto de Antonio (hijo de Hugo) bajista de los "IIlya Kuryaki".

    Luego nacieron The Hot Blowers y los Shakers para la fiesta de la excelencia, y crearon Opa para transformar la música uruguaya.

    En la vida de estos tipos están: Rúben Rada, Jaime Roos, Luis Salinas, Fito Páez, Adriana Varela, Chico Buarque de Holanda, Djavan, Milton Nascimento, Geraldo Azevedo, Joao Bosco, Toninho Horta, Hiram Bullock, Takamasa Segi, Pedro Aznar, Sandro, Charly García, Litto Nebbia, Flora Purim, Andy Narell, Herb Alpert, Paquito D'Rivera, Hermeto Pascoal, Litto Nebbia, Alejandro Lerner, León Gieco, Molotov, y más.

    Unos genios.

    ResponderEliminar
  2. Hay gente real y gente virtual

    La gente real es la gente que te mira, te toca. La podés sentir, aunque esté a miles de kilómetros.

    La gente virtual manda fowards, se esconde en la foto del MSN, elige con qué perfume engañarte y te ignora sin explicaciones innecesarias. Sí, son innecesarias.

    La gente real se enoja de verdad, no juega a las escondidas, siente y se hace sentir. Tiene olor y sabor, tiene forma.

    La gente virtual histeriquea de más, se enoja y te bloquea, se desenoja pero se olvida, te dice más de lo que cree, se oculta más de lo que creés.

    La gente real puede ser virtuosa, la gente virtual podría serlo, pero sólo es virtual.

    Hasta que un día da la cara, te mira de frente, sin webcams ni monitores, los ojos sin pixelar, resolución óptima.

    Y ahí te quiero ver. Eso que dijiste, los tonos que usaste (que creí que usaste), las caritas amarillas con las que me sonreiste y me guiñaste los ojos, así que tu vos sonaba así y sabés usar los acentos. Y conoces palabras completas, la mayoría no lleva “k” ni apóstrofes.

    Pero al final resultaste ser un imbécil, cómo, ¿los poemas no eran tuyos? Y tu soledad era a medias, o no era. ¿Y el de la foto? estás más gordo, más rubio, más bajo. La verdad me gustabas más antes, que me decías que querías verme, que teníamos cosas en común, ahora me tenés enfrente y no decís nada, solamente movés los dedos frenéticamente, tratando de comunicarte y no nos entendemos, la gente real habla con palabras reales, o con miradas reales, no teclea.

    Todo lo que sos podría haber sido real, si fueras gente real para mí.

    ResponderEliminar
  3. Gaby: gracias por el trozo de Montevideo, por el fragmento de tu país, por el sónido a candombre -latir de corazones-, por la solidaridad y la palma abierta, compartiendo en este caso información. Gracias por el tannat...
    Eso sí..., terrible decepción lo del mate.....

    besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  4. Moumi:
    mi carita es la Enriqueta, pero con la boquita abierta, sin ningún Madariaga que estrujar, ni Felini que acariciar. Lo que escribiste es el mejor regalo de amistad que me diste en todo este año y piquito... Gracias, aprovecho, por linkearme -y ponerme en un lugar de preferencia, de privilegio..., y sabes lo que significa eso para mí-, por tomarme de la mano -como si fueras mi hermanita chiquitita que me ayuda a caminar- y empujarme a que dé pasitos, o a saltar del otro lado del charquito, o esquivando piedras, o enfrentar a los molinos de viento -ya que yo soy real, y ellos no son monstruos mas que virtuales-, por empujarme a saltar a lo que pareciera imposible. Gracias por ser tan diferente, pero tan buena tipa a la vez.
    Y finalmente gracias -parezco Oliverio Girondo, y reconozco como él, que hay miles de cosas más que agradecer, a vos o a la vida...- por coronar mi blog, con algo que no sólo está preciosamente escrito, sino que es un sacudón, es un balde de agua fría, una cacerola que retumba..., y ya sabés por qué...
    El resto, mate de por medio...

    pd: paciencia con el dolape...

    ResponderEliminar
  5. Mou, que real (nada virtual) tu comentario!!!

    El mundo está lleno de gente virtual, y no solo en la "interné", sino por la calle, en las oficinas, en los teléfonos, en los cines.

    La gente se disfraza, se esconde, con miedos a su realidad, inventando su virtualidad.

    Mundo de mensajes de texto en lugar de saludos, emails en lugar de charlas, post-it en lugar de cartas, llamadas en lugar de abrazos, y días-del-amigo en lugar de amigos.

    Ju, Montevideo no está tan lejos, pues está dentro de ti.

    Lo del mate ni lo menciones, es una vergüenza, un karma que me permite reencarnar y seguir girando en mi samsara personal.

    ResponderEliminar
  6. Larguito, che. Pero lo leí todo...
    me gusto.
    Me gusta la manera en que escribís.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Juanito:
    gracias nuevamente por tu visita, y como siempre, me remití a tu casa y me quedé boquiabierta por tu literatura...

    besos, y seguí visitandome:

    Ju

    ResponderEliminar
  8. Hola! Muy lindo.....me sentí identificada en algunos aspectos femeninos del relato...y un poco mas cerca de la "urbanizacion" (vivo en una ciudad pero muy chiquita). besos Ju...Excelente.

    ResponderEliminar
  9. Me alegra que te hayas identificado... Ahora conozcamos más a Nataloide...., ¿dónde se ubica tu geografía?

    beso

    Yo, io, eu, Je, I

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.