viernes, octubre 20, 2006

Tres por tres

La consigna tres era el primer ejercicio de memoria emotiva (no vamos a explicar esto, porque sino es un embole..., se pincha el globo y bastante largo es en sí mismo...). Con ustedes, los actores.



[Mundo de sensaciones]
(Memoria emotiva)

- la voz acariciante de Gastón, hace un ratito, por teléfono;
- Agustín corriendo y abrazando mis rodillas, el viernes que vinieron Lu y Cami;
- Sandro sonando en el living de Vicky en las noches de Año Nuevo;
- el sol radiante, a la piel y los ojos, el día del casamiento de Eleo y Mat;
- la impotencia y el desconcierto, y la bronca, mías, y el llanto angustioso de Regi, el día que me dijo que el
evatest le dio positivo;
- Agustín bailando en mi cuarto, mientras yo me preparo para salir, y sonríe, y yo también (y quiero
abrazarlo y estrecharlo). La ternura que me da, y cuanto lo extraño cuando no está.
- el ahogo y el miedo ante las convulsiones de Regi;
- cosquillas en la panza cuando leo una poesía erótica escrita para mí;
- llanto ante el monitor, ante (frente) la impotencia, la alegría y el dolor:
- el compact negro que sacó Gastón de su mochila el sábado con el compilado para mí;
- el sabor de la salsa de las pastas de Mami Toy;
- los revueltos chocolatosos que Mily prepara de postre;
- el living blanco, soleado y florido de Luli y Fran;
- una canción que escuchás en el momento que la estás pensando sin querer;
- tararear “Ya lo sabemos” mientras imaginás el compact para Gas;
- la cercanía con y de Gastón;
- sonreír por la calle por algo que te acordaste;
- el olor de las fresias y de los jazmines, en cualquier lado;
- el pan casero de Eleo, en su vieja casa;
- el olor a coco (en todas sus formas y espacios...);
- los besos y abrazos recorriéndome;
- el gusto invasivo a cilantro en la comida de Cancún;
- el miedo a jugar en (durante) el recreo de inglés cuando estaba en mis primeros grados;
- el ahogo real en el cumpleaños número setenta de Mami Toy;
- el agobio durante el tiempo previo a la muerte de Nono;
- la sensación plena al terminar una obra de títeres;
- la conmoción al aprobar un examen con un 10;
- el azafrán y los perfumes (aromas) de Sevilla;
- el perfume a camisa recién lavada (y planchada) de mis ex;
- el perfume a polvo para lavar la ropa que nos dieron de muestra en una CASA FOA, a Francisco y a mí;
- los regalos de la abuela de Lore;
- el libro farolito lila que me regalo Mily;
- la tarjeta de Frutillitas para un cumple, también de Mily;
- la lunchera verde agua y el desodorante de frutillas, a bolilla, para un cumple (creo que los 12), que me dio
mamá un cumple que falté al colegio;
- la pirita –que ahora no encuentro y me desespera– que me regaló Germán cuando era chico;
- el vivero, en días nublados, de Miramar;
- las vacaciones, todas, creo, en Miramar;
- Asís, y las ganas de llorar;
- la lapicera con la que escribo, sin lugar a dudas, el mejor regalo que me hizo Julián;
- el día de mi confirmación, saltando en la cama elástica, donde siento que se terminó la infancia para
siempre (al menos, de edad);
- el cumpleaños aquel en que casi me atropella una combi;
- el día de sol, del bautismo de Agustín (y eso que hacía frío);
- la alegría-emoción-placer de ser reconocida por alguien que te vio una vez y te recuerda;
- que se acuerden de lo que decís;
- libros y música, sin ellos no puedo;
- la almohada finita, que ya es más un símbolo;
- el libro de arena y el libro de los abrazos: manuales de cabecera;
- leer a Galeano;
- leer a Benedetti;
- escuchar a Silvio (y no cansarte); escuchar al Nano (y no cansarte);
- despertarte un sábado con un hit de los ’80;
- los primeros bailes, con los lentos a distancia prudencial;
- mi cumple 18 preparado por mis compañeras,
- cantando bajo la lluvia en el acto de los veinticinco años del Golpe;
- el día que corrimos con Mabel, por Irala, creyendo que no contábamos el cuento.

(Si llegaste hasta acá, porfi, dejá una monedita..., o al menos un comentario...)

8 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡¡Gracias Maurita hermosa!!!!!!
    (Y ojo que se vienen más.........)
    Te quiero...

    ResponderEliminar
  2. también llegué.

    el libro de arena? cuál es ese?
    el de los abrazos, ni hablar. biblia.

    beso

    ResponderEliminar
  3. amigo del tranvía: El libro de arena es un libro de cuentos y relatos del escritor argentino Jorge Luis Borges publicado en el año 1975.

    ResponderEliminar
  4. Hombrecito del tranvía..., no te das una idea la alegría que me dio haberte cruzado y charlar dos palabritas, y aún más, que en ese momento estuvieras visitando mi casita... (Realmente gracias..., como si me percibiras...).
    Al respecto de "El libro de arena", ya te respondió el amigo de la otra orilla..., y te cuento un secreto: en terminos literarios -y desde lo personal-, otra Biblia.
    besos y abrazos, hasta otra visita (espero, pronta)

    Ju

    ResponderEliminar
  5. GB:
    agradezco la nota al pie... ud. siempre atento...
    Se agradece.

    besos desde esta orilla

    Ju

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo, llegue. Dejo un comentario y una moneda decide-destinos de 50 Ctvs.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. hay más oráculos además de los 50 centavos... (y ya lo sabes...)

    más besos

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.