lunes, diciembre 04, 2006

Crónica de una noche muy anunciada

Me tomé unos días para escribir, algo que pretendía ser una crónica de lo que sintió mi corazón, mezclada con agradecimiento a los que fueron (y a los que no fueron, pero estuvieron ahí, haciéndomelo saber, de una manera u otra).
Lamentablemente con el correr de los días, las aguas se aquietan, la energía se agolpa en otros lares (a veces bueno, y a veces no…), y el texto que tendría que haber sido escrito el viernes, no es el mismo que hoy…, pero me estoy desviando del objetivo original…
Veamos…

Fue una noche plateada, blanca, con matices claros, luminosos (tal vez porque así estaba yo, interna y externamente). Llegué al Taller corriendo: el pequeño reloj suizo había decidido justo ese día comenzar a atrasar, hecho que con poquito fastidio me perfumó ya que había calculado el tiempo para llegar ¡a tiempo!, y encima al ir hacia la parada descubrí que me había olvidado de poner los aros…. En fin, cosas que pasan. Ya me esperaban Fernando, sentado con unas amigas en una mesa, Juli (que me había smsajeado en camino), Papá, con Popi atrás. Entramos y los hice acomodar en una mesa, mientras iba al encuentro de Sebas, y de los chicos del taller, vi que en una mesita estaban Lu y Cami. Y después de idas y vueltas con respecto al horario de mi lectura, quedamos en el horario primigenio: 20:15 (que se hicieron 20:35 aproximadamente). Una mesa se desocupó al lado de Lu y Cami y los senté allí a todos, junto con Blanca y su amiga Raquel (¡qué paradoja!) y Jose, que para eso ya estaba sentadita en la mesa original con Conti, Nacho y los primeros en llegar. Finalmente, y antes de que subiera a leer, llegaron Juan (con Lore, minutos después), Mou, y Gas (y encontré una (¡lástima!) llamada perdida por ahí de Mati L.). Respiré tranquila…
Y empezó el vermouth. Y estuvo bien.
Acto seguido invitaron a degustar la entrada. Y ahí subimos Carla, Luis y yo. Y nos aplaudieron, y nos fotografiaron, y sonreí satisfecha, y carcajearon con mis textos (los escuché con el alma y los oídos). Y cuando bajé, me sorprendieron Misses Mónica de middle level (como la llamaba yo) con un ramo de liliums amarillas y un “Felicitaciones”, y la frase emotiva y linda de Fernando, y el orgulloso abrazo de Papá, y el comentario de Julia, y la grabación y las fotos de Gas, y el amor de todos. Me colgué charlando con mis invitados al disfrute, y recabé pocos datos…, pero fui feliz…, y no paré de sonreír en toda la noche (me sonrisa no se borraba ni con borratinta, ni goma, ni liquid, ni lavandina, ni alcohol, ni nada…). Me sentí abrazada, escuchada, una estrellita en un cielo de gente que venía a vernos. Me senté junto a los que quedaban, para seguir con los platos, el postre y el café…

Y esa noche me dormí con ganas, exhausta por la tensión, la cerveza y la contentura.


Hallelujah. Jeff Buckley

8 comentarios:

  1. Y yo aproveché la luna llena - que funciona como espejo de las almas - crucé el río, a pesar de la amenaza de lluvia, estuve ahi.

    Sentí tus risas en el silencio de la noche, sentí la tibieza de tu corazón repleto, empachado de buenos momentos.

    Estuve ahi, como canta Tabaré Cardozo en el carnaval uruguayo: "Estoy ahí....
    Ya se que no pero yo estoy ahí"

    besos poetas

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué noche !
    En algo parecido anduve: alcohol , canto y mucha risa y sonrisa...
    Que se repitan... que a Rosario le sobra gente con buena onda.
    Los violentos que se queden donde están :Detrás de muchas puertas.

    (suspiro de alivio)
    Y capítulo cerrado.
    Cheers por esto.

    ResponderEliminar
  3. Gab:
    giro con tus palabras..., y con la luna que era casi llena, y sonrío plateadamente...
    Gracias por cruzarte, y por tu mail de fuerza.
    besos cítricos

    Ju

    ResponderEliminar
  4. Mafi:
    fueron otras alegrías y otros alcoholes, pero brindo por tu alegría,
    Ju

    ResponderEliminar
  5. Estuve viendo un poco de tu blog. Verdaderamente interesante. Yo soy amigo de Maura Lacreu.


    Te invito a mi humilde blog:http://hablandodemispasiones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Santi:
    gracias por la visita, y ya husmée algo de tu rinconcito...

    Voy por más...

    besos

    ResponderEliminar
  7. Fue una noche muy linda, una gran noche y te lo merecias.

    Guarda esa alegria y contenela adentro tuyo, y gastala de poquito.

    eso si, estuve poquito y ni una cerveza me pude tomar, jaja.

    Besos.
    Tq

    Gas

    ResponderEliminar
  8. Gas :
    tu mensaje es tan dulce como el chocolate que acabo de comerme...,
    y sí, se pasó tan rápido, de hecho ayer, una semana...
    La felicidad hay que dosificarla, para los momentos de amargura...
    Besos de choco blanco:

    Ju

    pd: tmb tqm

    (y valió la pena que te fueras raudo..., de hecho aprobaste...)

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.