lunes, diciembre 11, 2006

Seis al seis (tachame la doble)

(Éste, tal cual nació, fue el ejercicio 6 del taller. Luego, reescrito y adaptado, fue uno de los que leí en la Degustación)


Aguas de Marzo



“…sao as aguas de marco fechando o verao
é a promessa de vida no teu coracao…”
Aguas de março. Tom Jobim



No quiero ser más un folio explicativo. Tengo la boca con fiebre, la historia cansada y una montaña rusa dentro de mi estomago. Estoy por dar el gran paso, el salto hacia algo nuevo, y me siento cubierta por una masa acuosa que, inexorablemente, me transporta a las clases de natación que tomábamos con mis hermanas hacia fines de los ochenta (¿o era a principios de los noventa?). Y papá con su traje impecable y su portafolio, esperándonos para volver a casa…
Ésta no puedo ser yo, si todavía parece que fue ayer cuando Ale y yo nos besamos, y descubrimos nuestros cuerpos de manera jadeante y suave…
¿Qué va a pasarme ahora?
Miro mis pies: mis sandalias son color peltre. Y de forma inmediata viajo a la foto que dejó olvidada Fernando en el libro de vanguardias: un charquito de peltre con florcitas ahogadas, y ramas. Tengo los pies hinchados: empanadas. ¡Pobre, mi hermana!: heredó los pies de mi abuela materna. Menuda herencia. Sin embargo, es feliz. Me alegra. En cambio, los míos van a volver a ser fotogénicos… Y vuelvo a Ale, ese invierno en que plasmó nuestros pies desnudos amándose, entrelazados. Ale. Suspiro y pestañeo. Mi amor.
Quiebro la postura, y trato de acomodarme. Me duele el cuello. ¡Uf! Las dos Mónicas… ¿qué habrá sido de sus vidas? Tarde de primavera densa del Microcentro, y nosotras encerradas en un departamento para terminar un parcial domiciliario, el que no pude ir a entregar porque la contractura de espalda me impedía, casi, respirar. Eso me pasaba con los exámenes orales y mis inseguridades. Y durante toda mi relación con Uriel. Ahora respiro calma…
Toco instintivamente mi vientre abultado, lleno de vida, colmado de mi amor por Ale…
Ale. Ale bicicleta violeta. Ale fotografía. Ale palabras de paz. Ale budista. Ale incondicional… Miro el reloj. Lo miro a él, que no para de sonreírme, como la primera vez, tímido, cruzando Córdoba, a mano izquierda.
¡Soy tan feliz, a pesar del miedo y la responsabilidad inevitables que nos esperan! Somos felices. ¿Qué estará pensando él?, ¿y nuestro hijo por nacer? Siempre intenté recordar desde cuándo empecé a pensar, o a darme cuenta de que yo era, existía. No lo sé. Tengo imágenes difusas: la casa del patio grande (que hoy debe ser pequeño, porque los recuerdos siempre vienen fallados desde fábrica), o el caramelo en el inodoro, que rescatamos con mi hermana, enjuagamos y luego deglutimos sin consecuencias ni lavajes de estomago. No lo sé. Sólo espero que nuestro hijo nos recuerde, cantando El reparador de sueños ahogados de alegría, llanto y canto desde el momento mismo en que supimos de su visita, o en las palabras de Ale, que se quedó, ocho de los nueve meses, dormido sobre mi panza elastizada, o a mí enseñándole mapuche, o a nuestros baños de a tres, porque el agua es el ambiente natural. Su padre es de Piscis, y él o ella, también lo será. Es marzo. Tengo los pies hinchados…

* * *

Tom y Elis silban desde algún cielo musicalizado. Me acompañan en mi tránsito hacia el pujo. Ale seca mi transpiración y mis miedos. Es marzo…“…Son las aguas de marzo cerrando el verano. La promesa de vida en tu corazón…”





Aguas de março. Elis Regina & Tom Jobim

6 comentarios:

  1. ¡Gratísima Sorpresa Ju!
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que hayas sido la primera en comentar en mi blog, y que te haya gustado el post......

    Besos:
    Ju

    ResponderEliminar
  3. Yo segundo esta vez.

    No es nada facil llegar al nivel de magia y ternura de esa canción, de sos enormes brasileiros... pero lo lograste. Rítmica como siempre, llegando al corazón.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola:

    Por lo que estuve viendo de tu blog, me parece que haces algun taller literario. Yo también tuve mipaso por algunos talleres. Creo la clave para realizar cualquier obra es la seguridad en uno mismo, no tanto la capacidad que se tenga.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gabi:
    tus palabras siempre son de miel... Gracias, y más gracias por ponerme a la altura de semejantes poetas. Gracias por las críticas off the record. Gracias por estar...
    besos desde esta orilla:

    Ju

    ResponderEliminar
  6. Santiago:
    bienvenido por seguir visitándome. Y esta vez voy a discrepar, porque yo creo que si bien es verdad el tesón, y la confianza en uno mismo, no hay nada que pueda hacerse contra el talento (que no significa que lo tenga yo, jajjaa).
    besos, y sigo esperando que vuelvas:

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.