martes, diciembre 12, 2006

La (dis)continuidad de los parques


Cerraron nuestra plaza. El último bastión que contenía nuestros besos tímidos, mis primeras lágrimas. Esa que estaba a pasos de nuestro primer café con leche, esa que, según vos, era mirada desde la pizzería de enfrente, mientras nosotros desafiábamos las leyes de gravedad y las normas de convivencia y buenas costumbres…
Hoy pasé con el colectivo y estaba toda prolijamente cerrada, alambrada, no sé si para plantar nuevos pastos, o flores, o para limpiarla. Pero me niego a que borren nuestros besos, nuestros recuerdos, nuestras caricias, nuestros susurros y abrazos.
Tal vez, ahora sí, florezca un nuevo amor.


This used to be my playground.Madonna


4 comentarios:

  1. La cerraron? Que lastima realmente.
    Es verdad que era espiada desde la pizzeria de enfrente, sin duda.

    Post triste y tema triste.

    Besos
    Tqm

    ResponderEliminar
  2. Sí, la cerraron... Espero que sea abierta en breve...
    Lamento lo de la nota... (and my tears at phone...)
    Quierote:

    Ju

    ResponderEliminar
  3. Es muy triste que pase eso, los recuerdos quedan en uno pero saber que el sitio donde ocurrieron simplemente deja de estar deja todo al mundo de los sueños... y que sucede cuando el color de los juegos va cambiando de la mente del niño que va creciendo? cuando los besos van atenuando su sabor a caramelos, y la musica de las hojas se la va llevando el viento? quizas nada que vaya a colapsar al universo, pero ya no es lo mismo.

    Triste, muy triste

    ResponderEliminar
  4. Fer... sabias palabras (entendiste el espíritu del post...). Te busqué para agradecertelas, y para retractarme de las mías, pero ya no estabas... Igual hablamos en breve.
    Nuevamente gracias
    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.