lunes, mayo 15, 2006

Cuestiones de lenguaje (2)

Picada para dos (o digresiones gastrofilosóficas sobre la personalidad humana)



A mí me encanta comer, disfruto tremendamente de degustar diferentes sabores que me sean atractivos, novedosos. Soy excesivamente sensible, en la más animal de las expresiones, soy muy visual –a pesar de mi miopía–, soy olfativa, táctil, y asi... Es por eso que me resulta una experiencia muy placentera, dejarme invadir por sensaciones nuevas. Mis compañeros de trabajo me cargan, porque tal vez llego un día y cuento que comí conejo, un almuerzo de lunes en casa, o pato confit, en la Recova de Posadas, con mi mamá, un domingo al mediodía, por su cumpleaños...

Así y todo, y mas allá de mis excentricidades a la hora de probar otros paladares, otras culturas y otras historias, no hay quien iguale al “salame y queso”, previo al asado entre amigos, a los ravioles del domingo –que me recuerdan, fundamentalmente a la casa de mi abuela en Adrogué–, o a amigos de mi antigua casa de la calle Viamonte, o solos, ellos dos, con alguna cerveza rubia o negra –no tengo demasiados prejuicios al respecto– infaltablemente helada. Y ellos –entre otros– son los protagonistas de este capitulo aparte en mi análisis anárquico y caprichoso del lenguaje....

De dónde vienen –y hacia adonde van– los significados de determinados significantes es una tarea titánica difícil de sobrellevar porque muchas veces es inconducente e injusta, como en este caso que acá voy a plantear.

¿Por qué a delicias como el salame y el queso, se le atribuyen significantes tan espantosos como el de estupido, corto de genio, incapaz, tonto, y otras delicias similares? No comprendo por qué la fruición –aunque vulgar, reconozcámoslo de una vez– de un sabor es diametralmente opuesto al uso que se hace del mismo en el contexto del habla coloquial. Un papa frita, un salame, un queso –sabores amigables, no solo por los gustos, sino porque convocan– son despectivos que hoy día están demode e incluso hasta son inofensivos e ingenuos, pero que aún se escuchan...

Reconozco ser un poco exgerada y exegeta en torno a “llamar las cosas por su nombre”, pero prefiero utilizar apelativos con otro valor y con “personalidad propia” –lease significado– del tipo mierda, pelotudo, etcétera, que dejar como bobo a un queso mar del plata o a un salame picado grueso...

9 comentarios:

  1. hola ju,
    tengo una cosa parecida a lo tuyo sobre lo despectivo, pero con las puteadas sexuales.
    "eso es una poronga/verga" no debería querer decir que algo es malo, sino todo lo contrario. o no?
    y así con "cara de culo", "concha de tu hermana", y tantas otras.
    "mierda", "carajo" y "puta madre" son ejemplos de las que sí me gustan.
    beso

    ResponderEliminar
  2. No, nada que ver. No seas tan salame querés!

    Fue con mucho cariño, si querés te invito a comer uno de bobo y queso.

    Trascender el límite de las palabras le da un encanto a la frase que me parece que a veces se justifica. No siempre. Y ojo que también hay cosas lindas. "Mirá que lomo", "Es un dulce de leche", etc.

    Somos muy terrenales. Con el sexo, como dijo fede, y la comida, como dijiste vos, más o menos nos arreglamos.

    ResponderEliminar
  3. en bs as los pendejos de 10 a 15 años en vez de decir "sos un boludo" dicen "sos un pene".

    crecen así, dentro de unos años las pendejas se les van a revirar y ellos no se van a explicar por qué.

    pobres, no saben lo que hacen.

    ResponderEliminar
  4. Fede o: dos cosas dos... Te cuento que es un poquito más extensivo, no sólo a los chicos (genéricamente del sexo masculino) de 10 a 15 años, el uso de “pene”: el año pasado trabajaba conmigo una chiquita muy linda en cuanto a lo delicada, de 19 años –hoy 20–, que a toda persona medio tonta, la llamaba “pene”... Lo cual, éstas chiquitas, dudo que se espanten, aunque, literalmente hagan tan mal uso del “pene”... Y vuelvo a reafirmar, que no hay como un buen “mierda”, “pelotudo”, “imbecil”, con fuerza, que por otro lado, para ello existen.

    ResponderEliminar
  5. Lean: es distinto el uso de una palabra sabrosa para decir algo lindo, que para insultar -los alimentos no tienen la culpa...- Ojo al piojo...

    ResponderEliminar
  6. me siento lejos de las conversaciones sobre "significado" y "significante". en mi, la ingeniería reclama protagonismo cuando las ciencias sociales tienden a enfrascarse en esas discusiones que no comprendo del todo. aunque con el entrenamiento que tengo, ya casi como que entiendo!!! jejeje!

    vino bien tu reflexión para tenerla en cuenta en momentos en que alguien (un amigo, una novia, un familiar, yo mismo, aunque de ninguna manera un desconocido) me designe como salame, palabra a la cual tengo mucho afecto. me estarán tildando de "amigable", "convocante" o cosas así.

    gracias!!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡efe! Es un placer que hayas venido a mi casa, ¡por fin! Espero que la disertacion sobre el salame y el queso haya sido de su agrado, habiendolo prometido con un año de anticipacion...
    Gastronomicamente a sus ordenes,
    la que suscribe

    pd: a ver cuando ando por los paranaes y nos vemos de una vez...

    ResponderEliminar
  8. me prendo a la causa! cómo utilizar como insulto al nombre de un alimento tan noble... por suerte, ya están en desuso esos "insultos". ojalá no vuelvan, y ojalá que no tomen a nuevos alimentos con tan bajo fin.

    ResponderEliminar
  9. Alelito:
    Dos cosas:
    1) con la carencia alimenticia que hay a veces, utilizar los alimentos para este fin, es lamentable...
    2) ¡Y con el salame no, eh!

    besos dulces:

    Ju

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.