domingo, mayo 28, 2006

Criaturas de la arena (historias de primas y alas de tul)

Luciana -Luli- y Soledad -Sole- son mis primas. Pero mas alla de esto, son amigas, son seres entrañables. Una frase celebre dice que los parientes no se eligen y que a los amigos si. Muchas veces estuve de acuerdo con esto, pero creo que en torno a ellas, este axioma no se aplica.
La diferencia de edad con ambas es notable, le llevo cuatro años a Luli, y casi ocho a Sole. No se como se genero la interconexion con ellas, teniendo en cuenta este dato no menor, pero tampoco me importa, porque lo que vale es la sutileza y la suavidad de la manera en que se dio.
Durante años y años compartimos con Luli las fantasias romanticas y extremadamente soñadoras de las historias de amor -con principes azules y all includided-, noches de cuasi pijamas party, de charlas eternas, de complicidades para las vacaciones durante nuestra infancia en Miramar y Mar del Sur, alternativamente; vivi absolutamente fascinada su historia de amor -y tengo la dicha de seguir disfrutandola de bastante cerca- con Francisco, al punto tal que "burlamos" instituciones -que tampoco fue tan asi, porque mas alla de ser primas somos eternamente amigas...- para que yo pudiera ser testigo de Iglesia para su casamiento. Y a pesar de que a veces existan diferencias -nada es tan perfecto en esta vida, las relaciones mas lindas, tampoco escapan a esto- y otras tantas nos reconciliemos con las ideas locas de la otra, descubrimos, hoy, mas adultas, y sin dejar de ser esas nenas rubias y angelicales de otrora, enfundadas en tules y organza almidonada, que la diversidad es muy favorable, y que seguimos eligiendonos incondicionalmente, aunque Cronos nos juegue malas pasadas -zancadilla, pito catalan y a otra cosa-.
Con Sole, que vale asimismo aclarar que es la hermana de Luli, la distancia etaria podria haber sido abismal, pero puedo decir, que a partir de este verano, tengo una nueva prima, una nueva amiga. Por esas cosas de la vida, o de la magica casualidad, el destino quiso que compartieramos un verano inolvidable, no por la extrañeza de los aconteceres, sino por lo mas puro: la cotideaneidad y las similitudes. Mas alla de que el año pasado a ambas, Regi nos regalo un sobrino -a mi- y a ella un ahijado que favorecio a la cercania aun mayor del vinculo. Todo se gesto imperceptible, como juega el azar en la mar de las veces, y una tarde de enero o febrero -aca la memoria me juega una mala pasada, pero es un detalle menor- charla telefonica mediante con Luli, y comentandole sin importancia, hice mencion al hecho de no saber que iba a hacer para mis vacaciones, y ella deslizo, con igual intensidad y relevancia, que Sole estaba en "la misma". Y asi, sin creer que el viento iba a ser tan favorable, la llame a Sole y comenzamos a organizar que, como y adonde partiriamos en el verano. Los destinos que se fueron barajando fueron los mas diversos, Brasil, "Uruguay que nos puede llevar una amiga con el novio y ahorramos en pasaje", Macchu Picchu, España (?), y asi seguimos delirando hasta llegar a decidirnos -de manera casi apretadamente economica- por "la Feliz", pero creo que Mar del Plata fue "la Feliz", por lo que significo para nosotras, por lo bien que la pasamos, por la onda que tuvimos, por la paciencia, el compañerismo, y porque no eran necesarias, por momentos, las palabras porque nos entendiamso tacitamente, como esas amistades de años. Las risas compartidas, las lagrimas por las carcajadas, las coincidencias hasta para elegir lo que ibamos a comer, o la opcion -a veces complicada- de quedarnos en el departamento en vez de salir, para charlar hasta entrada la madrugada, o de "hacer playa" hasta que teniamos los labios violeta eran casi simbioticas. Me traquilizo mucho el alma, porque la convivencia siempre tiene aristas que limar, y en este caso creo que "las puntas eran mas bien redondeadas", como los medanos de arena (¿seremos tambien nosotras criaturas de la arena?). Se que este año se esta preparando, no sin miedos -va a ser una gran esposa para Nico, eso lo tengo por seguro, y ojala no compare su relacion con nada ni con la de nadie..., yo se porque lo digo...- para su casamiento, pero si se decide a ir de vacaciones "gasoleras" ojala que me tenga en cuenta.
Ellas son mis primas, mis amigas de alas azules, mis "hadas de la guarda", mis extensiones de hermanas elegidas, dos mujeres de gran corazon, ejemplares profesionales, con valores y creencias en un mundo que parece haberlos olvidado en vaya una a saber que rincon, pero que son igualmente realistas e ingenuas a la vez -un mix delicioso y casi un tesoro inhallable-. Es un orgullo de alas de mariposa tenerlas cerca, solo que ellas viven para siempre...

10 comentarios:

  1. Hey!¡Como cambió esto! Bien la producción...Te mandé dos mails a estarlatiendo@yahoo.com... Yo también tengo un primo querido
    saludos
    Mafi

    ResponderEliminar
  2. acá va otro,... ése no aparece
    Mafi

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno poder contar con gente así durante toda la vida.

    Y qué cambio de look que tuvo el blog. Muy lindo y colorido. Me voy a comer una manzana y vengo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. te mandé el mail por tercera vez a ver si llega
    mafaldita

    ResponderEliminar
  5. Que linda le quedo la cirugia plástica a tu página! si no la hubiera conocido antes diria que es natural, natural... jaja
    saludos con aire de oficina!!
    nos vemos

    ResponderEliminar
  6. Jaz, gracia spor el aguante de todos los dias, y por "visitar mi casa"....

    ResponderEliminar
  7. Lean, tontis! Afloja vos, que me vas a hacer llorar... Entre tu blog, tu buena onda, y mi grisitud, otra que el oceano Atlantico nos va a separar.... Gracias, como siempre, y otro abrazo.... (solo faltan 28 dias....)

    ResponderEliminar
  8. No! No faltan 28 días, faltan 9.
    ¿Es para que empiece el mundial, no?
    Es lo único que cuento ahora.

    ResponderEliminar
  9. Ya te lo deje dicho en tu blog, faltan 27 dias -a dia de hoy- para tu vuelta por estos lares... Ma' que Mundial....?

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.