sábado, junio 03, 2006

Momenticos


*(foto móviles-fijas)


En el ascensor del edificio de mi laburo, anteayer, cuando había terminado la jornada, con Laura charlando sobre el amor a los libros, y sobre el hecho de que –para mí– es la guita mejor “gastada” (sin contar los viajes...).

Las sonrisas de Agustín –mi hermoso, hermoso, hermoshooooooooooooo sobrino– que ya camina, y me reconoce.

Guadalupe –mi casi sobrina– diciéndome Juli en su media lengua y con esos ojazos que te sonríen.

El casamiento más lindo al que fui –y eso que no lloré, que conste, ¿eh?– en mucho tiempo, el de Eleo y Mat..., obvio...

El día que Regi me dijo que estaba embarazada –y eso que no valoré ese gesto, y como siempre, uno lo disfruta en retroactivo. –

Año Nuevo 2006: maravillosamente distinto... Y adopté un hermano...

Road marriage movie a Victorica: octubre 2004.

Navidad 2005, cuando parecía que había llegado el definitivo...

Los mails de la profe de inglés “informándome” sobre actividades titiritescas y otras actividades coolturosas...

Salir a almorzar con Mamá, un domingo al mediodía...

Las veladas culturales –que siempre parecen cortas– con Papá y Cecilia.


*(antojos)

Escribir con lapicera de pluma –tinta azul lavable–, porque no hay como el deslizar de ella sobre el papel.

Remolonear en la cama hasta tarde, los findes de invierno –si es acompañado, aún mejor…–, pero sorprenderte madrugando para aprovechar el solcito con bufanda, guantes y gorro, tomando mate en Costanera Sur…

Comprar un lindo libro para regalar –y si te animas, dejar unas líneas escondidas en algún rincón–.

Mirar las fotos de Europa y teletransportarte a cada momento –en tiempo y espacio, y olores y gente…–, y añorar volver…

Planificar viajes, o sorprenderte haciendo alguno de improviso.

Disfrutar de un tempranillo, o de una rica cena.

Mirar por la ventanilla del colectivo, parejas de la mano.

Tomar mate amargo con alguien especial.

Sonreír sola por un recuerdo lindo.

Que él te diga hermosa mientras te mira a los ojos al hacer el amor…

Pedir comida china un viernes a la noche, para no cocinar.

Las empanadas de carne cortada a cuchillo.

Tener pila de libros sobre la mesa de tu cuarto.

Los sahumerios de jazmín, vainilla o coco.

Encontrar miel y coco en un chocolate –más si es regalado–.

Que te regalen jazmines en primavera…

Que te regalen libros dedicados –fundamentalmente por el que te lo regaló–.

Asombrarte por un mail inesperado en tu bandeja de entrada –que ya no creías que apareciera…–, o un mensajito en el celular.

Extrañar ir a la Calle de los Títeres (ni hablar de hacer algo…).

San Telmo, casi, casi más que Palermo.

Leer en un colectivo y subrayar párrafos con un lapicito negro.

Un sanguchito de salame y queso y litros y litros de granadina con soda.

Moscato, pizza y faina en Guerrin.

La presencia de Mily.

Escuchar una murga.

Visitar a mis hermanas (aunque una esté lejos…)

Llorar con una peli…

Encender la radio y que aparezca una canción inolvidable…

Llorar con un libro…

Leerle a alguien, luego de hacer el amor por horas (¡qué delicia…!)

Comer en la cantina de Juani...

Fotos de manos y pies.


*(fastidios)

Las veredas del Parque Lezama llenas de caca y pis de gato, un viernes lluvioso de invierno.

Los lunes a la mañana.

La gente mala onda y que camina lento por la calle…

Los bocinazos –a cualquier hora–.

Ir a buscar a la heladera algo que habías visto, y tenías ganas de comer, y que te hayan ganado de mano

No callarte a tiempo.

Que te prendan la luz grande cuando estas durmiendo. Que suene el teléfono cuando estás durmiendo…

Escuchar a un chiquito llorar.

Que no haya jabón cuando estas desnuda bajo la ducha –y que no haya tampoco en el botiquín–.

Empaparte cuando estás divina.

Que te pregunten “¿Todavía soltera?”, “¿Para cuando los hijos?”

Tu jefe mirándote volverte loca, y pedirte una estupidez para hacer…

Que no te venga la inspiración para el estudio…

Pisar una baldosa floja y salpicarte las medias –o los dedos en verano con sandalias–.

Caerte en la calle y que te quieran ayudar a levantarte...

Pensar en demasía sobre qué pasará mañana…

13 comentarios:

  1. Juli amor, a mí me encanta que me ayuden a levantarme en la calle lo que pasa es que siempre son hombres grandes babosos, nunca un treintón bien puesto, esos se hacen los boludos... salvo que sean inteligentes y lo vean con sentido del humor porque si les gustaba la potra que caminaba con sus tacazos dos minutos antes ¿qué diferencia hay con la que está ahora en el suelo? Pasa que ellos quieren levantarse a la otra no a la boluda. Esto me hace acordar a una espectacular caída que tuve en tu ciudad hace mucho. Fue exactamente así.
    Para eso prefiero que sea una señora por lo menos tenés la seguridad de que no querrá propasarse. En todo los demás fastidios,estoy de acuerdo.
    Besos Mafi

    ResponderEliminar
  2. me atrevo a proponer antídotos para los fastidios.

    para la mugre de parque lezama, el poema de maría elena walsh que está en la pared de la esquina de brasil y defensa. leerlo varias veces y recordarlo entre los soretes.

    y la estatua de la madre teresa de calcuta que está más al fondo, cerca de la barranca. esa también.

    para los lunes a la mañana, hay que prepararse algo bueno-bueno para los lunes a la tarde. lo que sea.

    para el empaparte cuando estás divina, crero que sólo te salva que el que a vos te importa que aprecie tu "divinura" se haya empapado con vos.

    para los demás, sigo pensando.

    ResponderEliminar
  3. Luego del exabrupto de mi primer mensaje, continúo.

    Tres listas que, algo menos algo más, nos identifica casi a todos. Un poquito de comida por acá, algunos amigos por allá, y amores por todos lados.

    Mis imágenes fijas son mezclas de lugares distantes. Y hay veces que ni siquiera tienen un lugar definido, se confunden entre colores grisáseos.

    Mi antojo más grande está satisfecho por el momento, como hablamos por ahí.

    Y mi fastidio más grande es hacer una valija (mal que me pese).

    Te mando un mate amargo, que se ve que lo disfrutás.

    Salute!

    ResponderEliminar
  4. Lean:
    la "prueba" no la borre, no solo porque estaba muerta de sueño -me termine despertando como a las 16:30 (v e r g o n z o s o)-, sino porque me olvidé, y hoy, mirando para atrás, pienso que está bueno para recordar que me diste una manito... ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Mafi:
    más allá de que no recuerdo que me haya querido ayudar un treintañero digno, honestamente hubiera preferido que no lo hiciera..., me muero de calor, y más, teniendo en cuenta que cuando me ocurre ese "fastidio", me agarra ataque de risa en algunos casos, lo cual sería peor de humillante... De cualquier manera, tengo que reconocer que me ha tenido que "dar una mano" una señora de edad avanzada, y creo que de esa no hay retorno en nuestro historial de papelones....

    ResponderEliminar
  6. fede o:

    Gracias por los antidotos. El viernes que viene, que creo que volveré a estar por el Parque -eso sí, espero que no llueva otra vez...- trataré de buscar las "perlitas" que mencionaste. ¿El poema de María Elena está dentro dle parque o arriba del Hipopotamo o en alguna de las otras tres esquinas? ¿Y el monumento o estatua de la madre Teresa, sobre Martín García?
    Con respecto a lo de los lunes, no quiero objetarte, pero creo que más allá de que el día pueda ser un Carpe Diem, no tiene antidoto previo, salvo excepciones, y no siempre hay cosas lindas para hacer luego... Ahora que veo, me faltó agregar "algunas caídas del sol los domingos"... (y en invierno "pior"). De cualquier manera, hoy en día puede llegar a zafar porque voy al gym los lunes a la mañana, y a pesar de madrugar, me predispone distinta, pero sino...
    Ufffff, ¡cómo extraño mojarme con un otro bajo la lluvia! Eso es muy lindo, sobre todo en verano... ¡qué linda imagen! ¡grashiash!
    Curiosidad curiosa..., ¿a vos te sale todo así, de pelicula?

    "I'm singing in the rain, i´m singing in the rain, lallalallalalaalallal..."

    ResponderEliminar
  7. Lean:
    Ya te lo mencioné en otro comment, no hubo ningún exabrupto que disculpar y/o desechar... Así que continúo.
    Me alegra que te identifiques con mis momenticos, porque no es siempre habitual, de hecho, hay antojos míos que para gente cercana han sido grandes fastidios, eh...
    Es muy lindo que tu antojo sea un antojo perdurable, me alegra "muito" por vos... como lo hemos hablado, e intimamente relacionado a esto, te diría que tu fastidio mayor, a pesar de todo tiene su goce, porque el viajar para vos (para ustedes) implica mucho más que el embole casi universal de armar y desarmar valijas y bolsos (además aprovechen ahora, porque cuando se extienda la familia te quiero ver...).
    Te mando otro mate a vos también, y compartilo con Ceci.
    Abrazo
    pd: 23 días...

    ResponderEliminar
  8. el poema está sobre brasil en la pared de enfrente a la plaza, a 2 metros de la esquina de defensa.
    la estatua de la madre está en el centro del parque, al lado del museo que no sé de qué es, justo antes de la barranca.

    que si a mí me sale todo así? ni de pedo.

    ResponderEliminar
  9. Fede O. (para mí, Friken): buscaré, atentamente, la poesía de María Elena y el monumento a la madre Teresa. ¡Tante grazie! pd: ¿mucha Placita Dorrego en tus años mozos? (de chica, yo era del barrio...)

    ResponderEliminar
  10. Fede O.:
    encontré la poesía de María Elena, muy bonita..., además cita tantos lugares lindos de San Telmo, como la Placita Dorrego... Y hay lugares especiales, ¿será porque yo de chiquita vivía en Piedras y Chile?
    Me falta encontrar el monumento de la Madre Teresa, pero eso lo reservo para una tardecita, tal vez de domingo...
    Gracias por el regalito...
    Abrazos a todos, y es lindo encontrar estos tesoros en nuestra ciudad de alientos adecuados...

    ResponderEliminar
  11. plaza dorrego de chico no. nací en olivos.
    después de varios barrios intermedios, viví en chile y defensa desde el 98 hasta hace 6 meses, cuando buscando metros me mudé a boedo.

    la verdad, no llegué a apegarme al barrio. o sea, no lo extraño. pero ahí nació mi hijo, aprendió a caminar en ese parque... son varias cosas, y a esas calles le conozco varios secretos.

    secretos de los diurnos, en un barrio nocturno por naturaleza. es raro eso, pero así fue.

    beso

    ResponderEliminar
  12. qué linda frase esa, Fede, "secretos de los diurnos, en un barrio nocturno por naturaleza" (con "Malevaje" como música de fondo...)
    besos milongueros

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.