jueves, junio 22, 2006

Secuencia 1

-Música-



las zapatillas de baile tiradas

sinfonía
(¿sin fondo?)

d i á c r o n i c o

s
i
n
c
r
ó
n
i
c
o


a
na
cró
nico


pompones rosados

el esternón latiente

compases que marcan los rítmicos vaivenes de la sangre…

sudor girando por el escenario
gotas infinetesimas e ínfimas que son esfuerzo
candor
cansancio




notas musicales

teoría y solfeo

sucesión de blancas, negras, corcheas, redondas, y, y, y…
silencios

silencio
silencio


sh sh sh



labios temblorosos


fotos tiradas de un pasado pisado


el disco gira,
gira
como las manos alzadas

recoger las flores que te tiraron al escenario…
pisadas, marchitas y sin perfume, ya
grises


la pintura de los ojos es una corredera negra y pegajosa

éxito y fracaso

la mala sangre, la buena fortuna…


estrella estrellada

principio y fin…


la orquesta sigue tocando…


se escucha la música…


toda
v
í
a




@---------------------()-----------------------------------------------------



allí está tu flor,
Julieta, 2002

4 comentarios:

  1. Hermosos platos negros, que daban vuelta sobre bandejas misteriosas, y púas que repasaban surcos mientras le hacían cosquillas al vinilo.

    El arte de apoyar la púa en el lugar exacto, el error de la canción empezada, y la delicia de arrancar de nuevo desde el comienzo.

    La magia de las seis canciones por lado, la media vuelta, y el volver a empezar pero con la cara B.

    Dos caras, dos lados, el sonido estereofónico... música grabada en plástico... originales, sin copias. La gran decisión de comprar un disco, de prestarlo y devolverlo (quizás).

    Y si hay mucho ruido, el soplido a la púa, el pañito sobre el disco, y el delicadísimo cuidado para no rayarlo.

    ResponderEliminar
  2. Gabriel: me encantó que el leer mi poesía te haya generado escribir algo tan lindo, es un lujo, un honor. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¡Mouchita hemosha! Gracias por tu visita a casa. Y me alegra aún más que te haya gustado... Nosotras, la de los ejercitos de sensibles, podemos leer entre lineas. Y mañana podremos hablar personalmente de tantas cosas, como merecíamos hace tiempo ya. Besos de flores.

    ResponderEliminar

Sin caer en la tentación de ser pedante, descubro que la polifonía y la hipertextualidad me han hecho más rica.
Deje su mensaje luego del beep. Vuelva cuando quiera.
Beep.